En este momento, los animales en los laboratorios de las universidades están siendo mutilados, envenenados, privados de agua y comida, inmovilizados a la fuerza en dispositivos de sujeción, infectados con enfermedades dolorosas y mortales, quemados, electrocutados, irradiados, hechos adictos a drogas y psicológicamente torturados. Los estudios publicados en prestigiosas revistas médicas han mostrado una y otra vez que la experimentación en animales despilfarra preciosos recursos y vidas, tanto animales como humanas. Más del 90 por ciento de los estudios en animales fallan en la implementación de tratamientos en humanos.

 

 

Estos son solo algunos ejemplos de las maneras en que los animales sufren en laboratorios de facultades y universidades:

 

 

En la Universidad de Texas A&M, los experimentadores reproducen golden retrievers para desarrollar distrofia muscular canina. La enfermedad devasta sus cuerpos, causando progresivo desgaste muscular y debilidad. Casi cuatro décadas de estudios no han llevado a una cura ni siquiera a un tratamiento para revertir los síntomas de la enfermedad en humanos.

Primero en la Universidad de Tufts y luego en la Universidad de Yale, la experimentadora de mala fama Christine Lattin confinó gorriones silvestres en bolsas de tela, los hizo rodar rápidamente en un aro para que no pudieran posarse (una experiencia aterradora y desorientadora para estos ya aterrados animales), les cortó las patas, a algunos les dio de beber petróleo sin refinar y los mató. Ahora trabaja en la Universidad Estatal de Luisiana. Sus experimentos crueles y derrochadores de recursos son inaplicables a humanos y otras aves.

Tania Roth de la Universidad de Delaware afirma estar estudiando abuso a niños, atormentando ratas. Las ha forzado a beber alcohol, les ha inyectado opiáceos, les ha dado descargas eléctricas y hasta les quitó los recién nacidos a sus madres y se los dio a otras ratas que no podían cuidarlos.

La experimentación con animales persiste por hábitos arcaicos, resistencia al cambio y una falta de participación y educación, pero el camino hacia la ciencia real está en las alternativas relevantes para humanos que son más afectivas y humanitarias. Haz clic aquí para conocer más.

Para comenzar a actuar hoy mismo para ayudar a los animales usados en experimentos en facultades y universidades, completa las Alertas de Acción de PETA al final de esta página.

 

 

 

 

 

 

—Actúa Ahora—

Puedes ayudar a gatos, perros, aves, ratones, monos y todos los animales quienes son lastimados y traumatizados en experimentos en instituciones de alta enseñanza.

Utilizando el formulario de abajo podrás instar a numerosas facultades y universidades a hacer lo correcto poniendo fin a las crueles pruebas en animales y enfocándose en métodos de investigación humanitarios sin animales.

Existen muchas maneras de ayudar. En cuanto termines de completar la siguiente alerta de acción, otra aparecerá. Después de ingresar tu información, simplemente sigue haciendo clic en el botón “Enviar mensaje” hasta que las hayas completado todas. Una vez que hayas enviado todas las acciones, asegúrate de compartir esta página con tus amigos, familiares y seguidores en redes sociales. Aliéntalos a que se sumen, así como decenas de miles de otras personas en actuar para ayudar a los animales usados en experimentos.

 
1 de 7

Insta al Consejo de Texas AM a Liberar a los 20 Perros Condenados a Prisión Perpetua en Laboratorios

A través del formulario a continuación, únete a los miles de simpatizantes de PETA para pedirles a los miembros de la Junta de Regentes del Sistema de la Universidad de Texas A&M para que usen su autoridad y ordenen la liberación de los perros restantes del laboratorio de DM canina.

Todos los campos en negrita son obligatorios.
Ver Mensaje +
Al enviar este formulario, estás aceptando que recolectemos, almacenemos, utilicemos y publiquemos tu información personal de acuerdo con nuestra política de privacidad, así como recibir correos electrónicos nuestros.