Nunca viste nada semejante. Este video te hará dejar ese suéter, manta, u ovillo de mohair en el estante.

Publicado en exclusiva por The Washington Post, una inquietante investigación de PETA Asia, la primera en su tipo, revela que trabajadores en Sudáfrica, el mayor productor de mohair en el mundo, arrastraron, manipularon bruscamente, arrojaron contra el suelo, mutilaron e inclusive degollaron a cabras plenamente conscientes, algunas de ellas gritaban. Estas imágenes únicas en su tipo resaltan algunos de los maltratos documentados en las 12 granjas de angora de cabra que visitó el testigo.

Después de reuniones con PETA, Arcadia Group ha dejado de adquirir productos de lana mohair para ninguna de sus ocho marcas, entre ellas Topshop. Gap Inc. también estuvo de acuerdo en no adquirir lana mohair, incluyendo a sus marcas Gap, Old Navy, Banana Republic y Athleta. Así también Inditex, uno de los minoristas más grandes de ropa y dueño de Zara, prohibirá la lana mohair en sus siete marcas de ropa para finales del 2020.

Después de escuchar a miles de compradores compasivos como tú, Anthropologie anunció que a partir de marzo del 2019 “no comprará ni producirá productos que contengan mohair.” Abercrombie & Fitch no usará mohair de aquí en adelante. Haz clic aquí para ver la lista completa de todos los diseñadores que ya han prohibido el mohair.

En agosto de 2018, el Consejo Nacional de SPCA presentó cargos de crueldad animal contra cuatro granjeros de cabras de angora basados en la evidencia de PETA Asia. La policía nacional de Sudáfrica está investigando a los granjeros, así como también a los esquiladores y a los trabajadores de la granja.

¿Por favor, ayudarías tú también a estos animales?

Aterrorizadas, gritando, manipuladas bruscamente y arrojadas al suelo

El esquilado es extremadamente estresante para las cabras, porque son animales de presa y, por lo tanto, temen estar inmovilizadas, vulnerables y completamente indefensas. Las cabras jóvenes, que fueron esquiladas por primera vez, lloraban de miedo.

Algunos esquiladores levantan a las cabras del suelo por la cola, probablemente rompiéndoselas hasta la columna. Cuando se resisten, los esquiladores se sientan sobre ellas. Después de esquilarlas, los trabajadores lanzaban a los animales contra el piso de madera y las cargaban por las piernas.

Sufrimiento sistemático

El pelaje de algunas cabras se mezclaba con heces. Para limpiar el mohair antes de esquilarlo, un granjero arrojaba a los carneros en tanques con una solución limpiadora y sumergía sus cabezas, admitiendo que se envenenarían si la tragaban.

A los esquiladores les pagan por volumen, no por hora, lo que los motiva a trabajar de forma rápida y descuidada, dejando a las cabras con cortes sangrantes en la cara y orejas. Les cortan franjas de piel y, según los granjeros, incluso pezones. Los trabajadores las cosen burdamente en el suelo sucio, sin darles ningún tipo de alivio para el dolor.

Muchas cabras fueron sometidas a la mutilación de orejas con pinzas que atravesaban sus orejas con agujas afiladas y les causaba un dolor intenso y, como un granjero describió,  “gritan terriblemente”. Otro granjero dijo que sus cabras “gritan y ruedan por el piso” cuando son castradas sin anestesia porque “es demasiado doloroso.”

Otro granjero dijo, “Nosotros… simplemente cortamos… la oreja de una cabra si se cree que es cancerosa. Otra granjera usó un cuchillo para cortar el torso de una cabra, aparentemente sin ningún tipo de alivio para el dolor, para intentar drenar lo que ella llamó un “absceso.”

Miles y miles de muertes antes y después de esquilar

Un granjero dijo que al menos el 25% de las cabras en algunas granjas mueren antes de ser esquiladas por primera vez, lo que generalmente ocurre cuando tienen 6 meses de edad.

El esquilado les quita a las cabras su protección natural. Los granjeros admitieron que después de esquilarlas, muchas cabras mueren a causa del viento frío y la lluvia. Un hombre dijo que tan solo en un fin de semana, 40,000 cabras murieron a causa del clima en Sudáfrica. Otro dijo que hasta el 80 por ciento de las cabras mueren después de esquilarlas en algunas granjas.

Otras cabras murieron a consecuencia de las heridas o de sed después de quedar atrapadas en las espinas mientras buscaban alimento en los campos de los agricultores. Los trabajadores incluso esquilaron los cadáveres putrefactos de cabras muertas.

Las cabras consideradas no lucrativas sufren muertes terribles

Las cabras que sobreviven a varios esquilados siguen siendo explotadas por su mohair durante cinco o seis años más, hasta que sus dientes se “desgastan completamente” por tener una dieta burda y áspera y ya no pueden comer.

Después de eso, aproximadamente el 90% de las cabras de angora que sobreviven en Sudáfrica son vendidas para ser asesinadas cruelmente en mataderos caseros. En una granja, un trabajador cortó lentamente la garganta de cabras plenamente conscientes con un cuchillo sin filo y luego les rompió el cuello. A un animal le partió la cabeza de un corte. El otro permaneció consciente y estuvo pataleando durante más de un minuto hasta que el trabajador hizo el primer corte.

Otras cabras son llevadas al matadero. En el matadero que el testigo visitó, las cabras fueron electrocutadas, colgadas de una pierna boca abajo, les cortaron la garganta, las desangraron y las desollaron.

Algunas industrias y minoristas de prendas de vestir, afirman que el pelo, la piel y las plumas de los animales que venden son subproductos de la industria de la carne. Pero las cabras de angora son criadas específicamente por su lana, y muchas ni siquiera llegan a los mataderos.

¡Tú puedes ayudar a detener esto!

¡Lo mejor que puedes hacer por las cabras de angora es negarte a comprar mohair! Es fácil revisar la etiqueta cuando vayas de compras. Si se incluye la palabra “mohair”, déjalo en el estante.

¡Comprométete a Rechazar el Mohair!

Firmar petición

Comprométete a rechazar el mohair
Rechazo el mohair. Al firmar con mi nombre, me comprometo a no financiar la cruel industria del mohair.
Todos los campos en negrita son obligatorios.
Ver Mensaje +
Al enviar este formulario, estás aceptando que recolectemos, almacenemos, utilicemos y publiquemos tu información personal de acuerdo con nuestra política de privacidad, así como recibir correos electrónicos nuestros.