Actualización 23 de octubre de 2020:
En una enorme victoria para los animales, el Ministerio de Turismo de Egipto anunció que planea prohibir los paseos en camello y caballo alrededor de las pirámides de Guiza y en los sitios arqueológicos. PETA está pidiendo a la antigua ciudad de Petra que siga su ejemplo. La pandemia de COVID-19 ha detenido el turismo en el parque por ahora, pero los caballos, camellos y asnos han estado sufriendo y continuarán haciéndolo mientras pasean a turistas subiendo 900 escalones hasta el templo y transportan carruajes llenos de visitantes en el calor abrasador. Todos los paseos en animales deben ser prohibidos.

¡ACTÚA YA!

Actualización:
La clínica veterinaria de PETA en el lugar, brinda tratamiento veterinario a asnos y otros animales, como caballos y camellos, que han resultado heridos o los han hecho trabajar demasiado, sin ningún costo para sus dueños. Algunos de los animales sufren de desnutrición y la mayoría tiene dolorosas llagas bajo la montura, están cojos y tienen heridas donde las trabas o correas se han encarnado. Algunos han sido cortados deliberadamente con hojillas de afeitar, apedreados o disparados con pistolas eléctricas (de corriente) por jóvenes indolentes. Otros sufren deformidades en las pezuñas, abscesos, problemas cutáneos, anemia y más. La mayoría nunca ha visto a un veterinario en su vida.

Hasta el momento, PETA ha tratado a más de 1.000 asnos en Petra. Pero para evitar mayor sufrimiento, la ciudad debe reemplazar los paseos en animales por vehículos mecánicos.


Publicación original:
Los visitantes van a Petra para maravillarse con sus monumentos y templos antiguos, pero la “Ciudad Perdida” tiene un lado oscuro y feo: más de 1.300 caballos, asnos y camellos son obligados a transportar turistas o tirar de carruajes en la ciudad todos los días, y están sufriendo terriblemente.

Los manejadores azotan y golpean a los animales rutinariamente, incluso les pegan con piedras en la cabeza, mientras transportan a turistas en una agotadora caminata de 6,2 millas bajo un calor sofocante, sin agua ni sombra. Los asnos son obligados a subir y bajar personas por los 900 escalones de piedra peligrosamente empinados y erosionados hasta el monasterio de la ciudad. Si se resisten o flaquean, los golpes a menudo se intensifican.

Hay asnos que han caído al vacío y jóvenes que los han empujado deliberadamente. La falta de interés de las autoridades en ayudar a estos animales es vergonzosa: la Autoridad de la Región de Desarrollo y el Turismo de Petra (PDTRA) les indica a los turistas indignados que reporten la crueldad hacia los animales enviando un mensaje a una dirección de e-mail que ni siquiera funciona. Nuestras reuniones con el gobierno no han traído ningún cambio, y eso no ayuda con nuestras iniciativas.

El Dr. Sameh Nabil, veterinario, escribe: “Mucha gente dice que los asnos son tontos… sin embargo, la verdad está lejos de eso… los asnos tienen instinto de supervivencia, así que si están cansados o consideran que una situación es demasiado peligrosa, es entonces cuando se vuelven tercos… porque valoran su vida”. Y continúa: “Todo lo que quieren a cambio es que seamos buenos con ellos, que los tratemos con compasión, dignidad y bondad”.

Como puede verse en el video de PETA Asia, los visitantes que pasean sobre estos animales están contribuyendo de forma directa a su dolor y sufrimiento.
 

 

Golpeados y cortados

 
Los manejadores golpean reiteradamente a los animales cansados con cualquier cosa que tengan a mano, como tubos de plástico duro, cuerdas, cadenas, látigos e incluso piedras, para que sigan caminando.

Incluso cuando los animales están demasiado agotados para continuar, a menudo son violentamente golpeados, algo que hemos captado en filmaciones. Cuando un asno se resistió a llevar más turistas después de haber terminado un recorrido, su manejador lo pateó en el estómago con tanta fuerza que incluso un transeúnte retrocedió, y aunque el pobre asno intentó evitar el ataque, no lo logró. Estaba atado y no podía escapar.
 

 

 

Acalorados y sedientos

 
A pesar de trabajar todo el día en el calor abrasador del desierto, los animales de trabajo se ven privados de agua hasta el final del día cuando regresan a los “establos”, donde está la única fuente de agua en el Parque Arqueológico de Petra.

Entre un paseo y otro permanecen amarrados, sin sombra ni alivio para el calor. Algunos tienen cuerdas tan cortas que ni siquiera pueden acostarse, y tienen que esperar al próximo cliente que paga mientras están parados. En invierno, tiritan en el intenso frío de la noche del desierto, a menudo hambrientos, sin refugio ni manta. No tienen nada que los abrigue.
 

 

 

Heridos y sangrando

 
Muchos de los animales tenían heridas causadas por las cadenas y cuerdas atadas fuertemente alrededor de su cuerpo: a los asnos incluso les ponen cadenas de metal en la cara, que se les encarnan bajo la piel. Un testigo de PETA Asia filmó a los camellos obligados a trabajar a pesar de tener heridas abiertas infestadas de moscas, causadas por sus bridas, siendo este un espectáculo diario.
 

 

Tú puedes ayudar a detener esta crueldad

Jordania puede y debe reemplazar a los caballos, asnos, mulas y camellos de trabajo en Petra por vehículos motorizados modernos y evitarles toda una vida de sufrimiento. A través del formulario a continuación, podrás instar a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) a actuar ahora.

Animales Golpeados y Azotados en la 'Ciudad Perdida' de Petra

¡Haz Algo!

6,294
simpatizantes han actuado.
Todos los campos en negrita son obligatorios.
Ver Mensaje +
Al enviar este formulario, estás aceptando que recolectemos, almacenemos, utilicemos y publiquemos tu información personal de acuerdo con nuestra política de privacidad, así como recibir correos electrónicos nuestros.