¿Felices fiestas?
Los renos usados en eventos navideños nunca escucharon eso.

Los renos, también conocidos como caribúes, son animales de manada que recorren más de 1.000 millas durante su migración anual en la naturaleza. Pero cuando están atados al trineo de Santa Claus y se usan en desfiles y exhibiciones navideñas, otros eventos festivos, o películas, se les niega la oportunidad de explorar, buscar comida y socializar con otros miembros de su manada. En cambio, los asistentes a estos eventos acosan a estos animales sensibles con interacciones no deseadas, los manejadores los sujetan con cabestros y riendas, y las multitudes ruidosas les causan estrés. Cuando no son usados en eventos navideños, los propietarios tienen a los renos en granjas, instalaciones de alquiler y zoológicos de carretera, donde los manejadores a menudo los descuidan y no les brindan atención veterinaria adecuada. 💔

En los eventos navideños, a los renos los privan de comida, condiciones y ejercicio apropiados

Si bien los renos en realidad no pueden volar como Rodolfo, son mágicos de muchas otras formas. Estos animales están adaptados particularmente para vivir en un entorno de tundra, con cascos que actúan como remos para cuando nadan largo rato en ríos, sus ojos cambian de color según la estación, para adaptarse a los diferentes niveles de luz y su pelo les cubre la nariz para mantenerlos calientes mientras huelen alimento cubierto de hielo y nieve.

Los renos se alimentan de sabrosos trozos de musgo y de hongos en el invierno, y en el verano, mastican helechos, hierbas y hojas de árboles. Son sensibles a cambios repentinos en la dieta y pueden desarrollar enfermedades gastrointestinales si su comida se cambia demasiado rápido. Pero a los visitantes de los eventos navideños a menudo se los anima a alimentar a los renos con alimentos poco saludables con alto contenido de granos, lo que puede poner en riesgo su salud. En octubre de 2020, en una granja de árboles de Navidad en Gales, un reno de 2 años murió después de que un visitante lo alimentara con pan y dulces.

A young reindeer in a field

Los pies de los renos son muy singulares. En verano, las almohadillas se vuelven esponjosas para adaptarse al terreno blando. En el invierno, estas almohadillas se aprietan y encogen para exponer el borde afilado de sus cascos, que usan para romper el hielo y la nieve. Pero en superficies sólidas e irrompibles como el pavimento de concreto en muchos eventos navideños, los renos son propensos a resbalar, especialmente si se los obliga a tirar de un trineo. Y tratar a los renos como objetos inanimados, como los trineos a los que están atados, es una forma de especismo: una visión supremacista del mundo que ignora que los animales son individuos que piensan y sienten y que tienen derecho a vivir sin ser explotados.

En la naturaleza, las manadas de renos atraviesan vastas cadenas montañosas y nadan a través de ríos. Sus cascos únicos y anchos los ayudan a remar rápido, ¡hasta 6 millas por hora! Pero cuando están confinados en eventos, instalaciones de alquiler o zoológicos de carretera, tienden a tener un desarrollo muscular deficiente debido a la falta de ejercicio, y además pueden perder peso. El estar en espacios pequeños también puede conducir a un crecimiento deficiente de las astas o a astas malformadas tanto para los machos como también para las hembras, ya que los renos son únicos entre las especies de venados porque todos tienen astas.

Los renos sufren al ser usados como entretenimiento navideño

Los renos que se ven obligados a vivir fuera de su entorno natural de tundra necesitan que les cuiden los cascos, y muchos manejadores que los confinan para el entretenimiento no acostumbran recortarles apropiadamente los mismos. Testigos han visto cascos de renos que comienzan a curvarse o presionarse contra el suelo porque los manejadores no los recortan lo suficiente o en absoluto. El Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) ha citado a muchos expositores (a algunos reiteradamente) por no brindar esta atención veterinaria preventiva básica. Cuando los cascos crecen demasiado, pueden provocar enfermedades dolorosas como artritis.

Cuando los renos no pueden alimentarse libremente en su entorno natural, tienen que depender de los humanos para comer. Sin embargo, en las compañías de alquiler, zoológicos de carretera y las exposiciones navideñas en todo el país, los manejadores no les han dado la comida adecuada o se han asegurado de que mantuvieran un peso saludable. En una compañía de alquiler de renos con sede en Illinois, se descubrió que más de la mitad de los renos tenían bajo peso y se reveló que el expositor los había estado alimentando muy poco. Un zoológico de carretera de Washington recibió una advertencia oficial del USDA por no proporcionarle a una rena con muy bajo peso la atención veterinaria adecuada. Sus costillas eran visibles y sus caderas estaban hundidas. Y una rena que era usada en una exposición navideña en Missouri también tenía un peso significativamente inferior al normal, sus huesos eran muy visibles y tenía muchas áreas del cuerpo sin pelo, con signos de una afección de la piel que pudo haber sido contagiosa para los humanos u otros animales.

La pérdida de pelo por afecciones en la piel posiblemente contagiosas y la secreción de ojos y narices parece ser común entre los renos en malas condiciones. Un reno en un expositor de Indiana tenía grandes áreas del cuerpo sin pelo que dejaban la piel al descubierto, lo que indica una posible infección bacteriana o micótica. La instalación había asumido que el animal estaba mudando la piel, por lo que no había informado de la condición a un veterinario. El USDA citó a una instalación de alquiler de renos en Illinois por no notificar a un veterinario que un reno tenía un ojo hinchado y córneas opacas con secreción marrón. Y un proveedor de renos para eventos navideños, con sede en Colorado, ha sido citado por no brindar atención veterinaria a varios renos que cojeaban, un reno joven que tenía una secreción nasal amarilla espesa, dos renos que estaban delgados y un reno con respiración rápida y superficial y que se tambaleaba al caminar.

Estas son solo una fracción de las citaciones y casos de negligencia física que se han informado. Los renos explotados para la “alegría navideña” también sufren mental y emocionalmente al ser alejados de su manada y de su entorno natural. Usar renos para eventos navideños es especista y para nada alegre.

Humanos y renos expuestos a condiciones inseguras e insalubres

Cuando no los llevan a los eventos navideños, los renos a menudo viven en granjas o en instalaciones de alquiler.

El USDA ha citado a las instalaciones de alquiler de renos en todo el país por confinarlos en recintos insalubres o en mal estado, poniendo en riesgo su salud y la de los humanos. Un expositor en Nueva York fue citado por tratar bruscamente de forma habitual a los renos y causarles un estrés indebido a los animales y por no mantener limpios los recintos, que “no habían sido desinfectados en años, si es que alguna vez”. En una instalación de alquiler de California, las condiciones eran tan insalubres que los ojos de los renos estaban cubiertos de moscas, atraídas por la acumulación de heces.

Tener renos en granjas y en otras instalaciones pone en peligro a los becarios, empleados y al público. En una instalación de Illinois, un becario resultó gravemente herido y tuvo que someterse a una cirugía después de que un reno la empujara contra una cerca y la perforara con sus astas. Ese reno solo estaba reaccionando a un miedo instintivo a los humanos; este incidente nunca habría tenido lugar si el animal hubiera sido dejado en paz en su entorno natural.

Los renos, como todos los demás animales silvestres, pueden asustarse fácilmente y actuar de manera impredecible cuando se ven obligados a vivir fuera de su entorno natural. En un evento en Colorado, los renos eran usados como decoración para sesiones de fotos y otros encuentros públicos, cuando una rena se asustó y escapó de un manejador. Corrió por las calles de la ciudad y nadó a través de un embalse antes de ser recapturada la noche siguiente. El USDA citó al expositor debido al indudable y significativo estrés del animal y al riesgo de lesiones o pérdida de la vida que el incidente pudo causar.

A C T Ú A

Ayuda a terminar con esta ‘pesadilla Navideña’ para los renos

Con tu ayuda, podemos poner fin al uso de renos como decorado navideño. Después de enterarse, gracias a PETA, sobre la crueldad inherente al uso de renos vivos en exposiciones navideñas, Stauffers of Kissel Hill, una tienda para el hogar y jardín, con locales en todo Pensilvania, decidió no usar renos vivos en sus exposiciones, como lo había hecho en el pasado. Tan solo días después de ser contactados por PETA y nuestros simpatizantes, Coastal Farm & Home Supply cancelaron sus exposiciones navideñas en las que explotaban a renos vivos en sus tiendas de Oregón. Y después de que PETA alertó a los funcionarios en Ferndale, Michigan, sobre las quejas de los visitantes por el uso de renos como decorado de fiesta en su Holiday Ice Festival, ¡la ciudad prohibió el uso de renos y otros animales silvestres y exóticos en exposiciones y actuaciones!

Por favor, nunca asistas a un evento con renos vivos u otros animales. Si hay un evento con renos vivos cerca de ti, pide a los organizadores que no los usen.

Por favor envía comentarios cordiales a Matthew Stanley a [email protected] y a Laura Shelton a [email protected] para instarlos a celebrar las fiestas sin explotar a los animales.

Actúa a continuación para pedirles a los lugares de eventos que planean usar renos en eventos navideños, en estacionamientos, frente a las tiendas y en otras exhibiciones que lo reconsideren.


Diles a los Lugares de Eventos que los Renos Vivos no Son Decorado Navideño

¡Haz Algo!

5,283
simpatizantes han actuado.
Todos los campos en negrita son obligatorios.
Ver Mensaje +
Al enviar este formulario, estás aceptando que recolectemos, almacenemos, utilicemos y publiquemos tu información personal de acuerdo con nuestra política de privacidad, así como recibir correos electrónicos nuestros.