Conoce al Increíble Equipo de Rescate de PETA

Cada día y cada noche, bajo todo tipo de clima, incluyendo huracanes, severos ciclones del noreste, y hasta durante el ciclón bomba, los trabajadores de campo del Proyecto de comunidad animal de PETA siempre responden a los llamados de ayuda de gente que vive en algunas de las comunidades más pobres en el sureste de Virginia y noreste de Carolina del Norte, donde los animales no tienen a nadie más que los ayude. Conoce a nuestro personal de campo y a algunos de los innumerables animales a los que ayudan.

Cada año, PETA publica un informe que muestra cuántos animales fueron llevados a nuestro refugio y qué sucedió con ellos. Muchos de ellos fueron dados a PETA porque eran ancianos, salvajes, agresivos, inadoptables, estaban enfermos o moribundos, pero esa es apenas una pequeña parte de nuestro trabajo para los animales necesitados en las comunidades empobrecidas en los alrededores de nuestra oficina de Norfolk, Virginia.

Decoración de césped, sistema de seguridad y símbolo de estatus

PETA trabaja para educar con el ejemplo, ofrece servicios veterinarios y de bienestar animal, gratuitos donde no hay otra opción, y les brinda a muchos animales solitarios, desatendidos y olvidados, la amabilidad, consideración y respeto básicos, que la mayoría de ellos nunca han conocido.

Veo a perros encadenados sin sombra bajo el sol abrasador del verano, encerrados de por vida entre sus propios desechos, a los que les gritan, o tan solo olvidan. Les mejoramos su espacio lo mejor que podemos, tratamos de persuadir a la gente, que les permitan entrar, le mostramos a la gente los cuidados básicos y ofrecemos eutanasia para aquellos animales que son inadoptables.

Katina Ferguson, Trabajadora de campo de PETA

La mayoría de los perros que los trabajadores de campo de PETA ayudan, son pit bulls, quienes podría decirse que son la raza más maltratada del planeta. Muchos de los perros que vemos, pasan toda su vida aislados y solos atados a un extremo de una pesada cadena, mirando cómo la vida les pasa por delante, sin amor, compañerismo, ejercicio y a veces sin siquiera las necesidades más básicas, como comida regular, agua limpia, refugio adecuado o atención veterinaria.

Hacemos todo lo que podemos para mejorarles la vida. Entregamos casas de perro y paja para sus camas de forma gratuita para aquellos que no tienen ninguna protección, reemplazamos las pesadas cadenas, con cuerdas livianas, y cambiamos los ajustados collares improvisados, por otros más cómodos que les van mejor.

En 2017 ayudamos a más de 25.000 animales en más de 250 ciudades.

Visitamos a estos perros rutinariamente para monitorear su salud y condiciones de vida, tratamos sus infestaciones de pulgas y otros parásitos, aplicamos ungüento insecticida en sus orejas en el verano, les proporcionamos recipientes con agua, les rasuramos el pelo apelmazado, les damos comida y un juguete, y les damos afecto.

En 2017, PETA entregó 267 casas de perro y más de 1.500 fardos de paja a los perros que viven a la intemperie y lo necesitan. El programa de PETA ya ha entregado más de 6.800 casas de perro desde su comienzo.

PETA también trabaja para limitar y prohibir el continuo encadenamiento de perros en jurisdicciones de nuestra área de servicio. En años recientes, gracias a nuestros esfuerzos, casi todas las ciudades dentro de la jurisdicción que PETA cubre, han aprobado ordenanzas para regular esta cruel práctica, y PETA está trabajando con jurisdicciones en el noreste de Carolina del Norte para hacer lo mismo. Si bien les encontramos hogares permanentes, a muchos maravillosos perros encadenados, muchos otros, cuyos organismos y estados de ánimo han sido devastados por los años de confinamiento solitario, no tienen habilidades de socialización porque son demasiado agresivos y no son candidatos para adopción. A aquellos que demuestran cierta promesa de posibilidad de adopción, se les encuentran nuevos hogares, son trasladados a refugios de admisión abierta de alto tránsito para tener la oportunidad de encontrar una nueva vida.

Eutanasia: una forma indolora para salir de una vida llena de dolor

En 2017, PETA tomó y aplicó la eutanasia a 1.864 animales silvestres, enfermos, sufrientes, moribundos, agresivos e inadoptables.

Casi 725 de esos animales fueron traídos por guardianes amorosos pero a la vez, desesperados por aliviar el sufrimiento de sus compañeros animales por edad avanzada, enfermedad o heridas. PETA brinda este servicio gratuito a la comunidad, algo que otros refugios no hacen. Muchos se dirigieron a nosotros luego de haber sido rechazados por otros establecimientos locales, incluyendo aquellos con políticas no eutanásicas, que rechazan animales no adoptables para mantener bajas sus estadísticas de eutanasia.

La eutanasia de animales sin hogar existe porque la gente sigue comprando animales en vez de adoptarlos, y criando animales en vez de esterilizarlos. Esas simples elecciones pueden hacer daño o ayudar a innumerables animales.

Emily Allen, PETA Associate Director

Más allá de los ‘números’, los animales de los que no escuchas hablar

En 2017 salvamos a cientos de miles de animales a través de nuestros programas de participación de la comunidad y prevención:

  • Nuestra flota de clínicas móviles de castración esterilizaron a 13.317 perros, gatos, conejos, incluyendo a 1.410 pit bulls, ayudando a reducir el sufrimiento de los animales cuando ingresan a un mundo en el cual tantos de ellos ya están literalmente muriendo por falta de un buen hogar. Operar las clínicas le costó a PETA más de $1.460.000 solo en 2017.
  • Ingresamos más de 2.500 animales, que es aproximadamente un 1 por ciento de todos los animales que ingresaron a los refugios de Virginia.
  • Transportamos a más de 1.200 perros y gatos desde y hacia nuestras clínicas, sin costo, para la gente que no cuenta con medio de transporte.
  • Ayudamos a más de 3.000 familias indigentes para que no dejaran a los animales que estaban por abandonar, proporcionándoles servicios médicos gratuitos, incluyendo la rehabilitación de sus órganos en prolapso, realizando cirugías de salvación a perros con infecciones uterinas peligrosas, removiendo tumores y rupturas de tumores, haciendo cirugías de drenajes para hematomas y heridas infectadas, y tratando infecciones de orejas, piel y del tracto respiratorio superior.
  • También asesoramos y ayudamos a decenas de personas para que se quedaran con sus animales, mostrándoles cómo manejarse con particularidades de conducta, el acicalamiento, los problemas de educación en el hogar, y más.
  • Entregamos 586 animales adoptables a refugios de admisión abierta de alto tránsito y les recomendamos a muchos otros para poder concentrarnos en ayudar a los que nadie nunca querría.
  • Encontramos maravillosos hogares permanentes para 54 perros, gatos, hámsteres, ratas, ratones y un caballo, en 2017. Hogares realmente “permanentes” porque, en vez de simplemente dar a los animales, filtramos potenciales adoptantes y colocamos custodias vitales en todas nuestras adopciones.

 Cómo ayudar a perros y gatos

¡Tú puedes hacer la diferencia! Por favor, ayúdanos a terminar con los animales sin hogar adoptando animales y nunca comprándolos, esterilizando a tus animales y trabajando para que se promulguen leyes que requieran estándares de cuidado animal que prohíban atar, criar y vender animales en tiendas de mascotas. Ofrécete como voluntario en tu refugio de animales local. Y por favor, cuando veas maltrato animal, siempre trata de detenerlo, o al menos reportarlo.

Comprométe adoptar y no comprar