10 Dispositivos de tortura animal sacados directamente de tus pesadillas

En este momento, millones de ratones, ratas, conejos, primates, gatos, perros y otros animales están hacinados en jaulas desoladoras en los laboratorios en todo el país. Ellos languidecen sintiendo dolor, sufren por la soledad y añoran explorar libremente y usar sus mentes. En cambio, todo lo que pueden hacer es sentarse y esperar con miedo el siguiente procedimiento aterrador y doloroso al que serán sometidos.

¿Exactamente a qué son sometidos estos animales? Aunque puedes pensar que los dispositivos que se describen a continuación son directamente sacados del set de una película de horror, estos 10 dispositivos están de hecho siendo utilizados ahora mismo en experimentos tortuosos y atroces sobre los animales de laboratorio en todo el país:

1. Guillotinas para roedores

Decenas de millones de ratones y ratas son asesinadas cada año en los laboratorios de Estados Unidos después de ser usados en experimentos crueles y burdos, en los cuales son envenenados, electrocutados, cortados y abiertos vivos en cirugías experimentales, quemados e infectados con enfermedades. Los experimentadores por lo general utilizan guillotinas para roedores para cortar las cabezas de estos pequeños y sensibles animales. Esas dolorosas y repugnantes decapitaciones parecen estar fuera de lugar en el siglo XXI, pero son utilizadas comúnmente en los laboratorios.

2. Dispositivos estereotáxicos

https://instagram.com/p/74-JNzBD1m/

Imagina que sostienen todo tu cuerpo, incluida la cabeza, completamente inmóvil en un aparato de acero inoxidable con tornillos. Utilizando un dispositivo estereotáxico, los experimentadores retienen a ratones, ratas, gatos, perros, monos y otros animales, a menudo cuando están plenamente conscientes.

3. Sillas de contención

Restraint-Chair

Las sillas de contención son utilizadas para mantener a los monos sentados o en una posición erecta durante horas, con ataduras de fijación alrededor de su cuello y cintura. Ellos sufren de estrés emocional extremo y de dolorosas heridas físicas, incluyendo úlceras, prolapsos rectales y cortes u otras heridas en sus extremidades. Los monos a veces son asegurados en las sillas de contención como parte de ejercicios de entrenamiento –después de ser electrocutados o privados de agua durante horas, ellos “colaborarán” con los experimentadores a fin de evitar choques eléctricos adicionales o a cambio de unas pocas gotas de agua.

4. Tijeras de Metzenbaum

Cerca de 66.000 perros son atormentados cada año en los laboratorios de Estados Unidos. En algunos de ellos, los experimentadores que están cansados de escuchar los ladridos de perros agonizantes, cortan sus cuerdas vocales, eliminando el sonido pero no el dolor de los animales. Los animales en los laboratorios están encerrados en jaulas, indefensos para ejercer ningún tipo de control sobre sus vidas, y cuando les cortan las cuerdas vocales a los perros, ellos incluso pierden su poder para expresar su angustia.

5. Cámaras de dióxido de carbono

Play

Estas cámaras de gas someten a los ratones, ratas y otros animales a una muerte aterradora y burda una vez que ya no son de utilidad para los experimentadores. Cada año, gases de dióxido de carbono se utilizan en decenas de millones de ratas y ratones en los laboratorios, a pesar de que la exposición a altas concentraciones de dióxido de carbono puede causar extremo dolor por quemaduras en su nariz, garganta y pecho. En cierto momento, los ratones y ratas experimentan dificultad para respirar y una sensación similar a la de ahogarse mientras se está consciente.

6. Jaulas de evitación y placas de choque

Shuttle-Box-Shock-Plate-602x451

Perros, ratones, ratas y otros animales son forzados a entrar en estos pequeños contenedores y placas electrificados durante crueles experimentos sicológicos, y son electrocutados repetidas veces para desesperarlos, aterrorizarlos y deprimirlos. Estos experimentos de pesadilla pueden durar días e incluso semanas, sometiendo a estos animales a cientos de dolorosos choques eléctricos.

7. Tanque de natación forzada

Forced-swim tank

Al igual que las jaulas de evitación y las placas de choque, los tanques de natación forzada están diseñados para volver a las ratas y ratones ansiosos y deprimidos. Los experimentadores introducen a estos animales en pequeñas cubetas o en grandes piscinas de profundidad encubierta. A continuación, estos animales son obligados a nadar para salvar su vida y sólo se les saca del agua cuando se rinden, se resignan a la muerte o comienzan a ahogarse.

8. Tubos de contención

Restraint-Tubes

Ratones, ratas e incluso monos son introducidos dentro de tubos de plástico duro en los que quedan completamente paralizados y permanecen impotentemente inmovilizados mientras los experimentadores burdamente introducen agujas en sus colas o patas, o mientras los obligan a inhalar químicos nocivos, agravando su terror.

9. Dispositivos de electroeyaculación

rectal-probe

Con instrumentos burdos e invasivos –como este que se utiliza en los monos araguatos–, las ratas, ratones u otros animales son sondeados por el ano repetidas veces, mientras que los experimentadores descargan corrientes eléctricas en sus cuerpos, obligándolos a eyacular.

10. Collares y astas

original_monkey_training-PPI

En los laboratorios, muchos monos tienen un apretado collar de metal permanentemente atado alrededor de su cuello. Cuando necesitan mover a estos animales, los experimentadores aseguran una larga asta de metal al collar y los levantan violentamente. Suspendidos por sus cuellos, estos monos aterrorizados son tirados por fuera de sus jaulas y arrojados en una silla de contención, en jaulas de evitación o en una mesa de examen. A pesar del elevado nivel de estrés y del potencial daño asociado a estos burdos dispositivos, el uso de collares y astas que son manufacturados y vendidos por los grandes comerciantes de primates, como Primate Products, Inc., todavía es común en los laboratorios en los Estados Unidos.

Exhorta a los funcionarios

a cerrar Primate Products, Inc.