Científicos del Reino Unido se Alinean con PETA: Esto Podría ser el fin de la Prueba de Nado Forzado

Es un enorme progreso tanto para los animales como para la ciencia: ¡tras la insistencia de PETA UK, es probable que el uso de la prueba de nado forzado (PNF) para imitar la depresión en humanos deje de hacerse en el país!

Científicos influyentes que trabajan para la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios del Reino Unido han concluido en un artículo científico publicado en línea, que la PNF y pruebas equivalentes en animales no pueden predecir la eficacia de potenciales nuevos fármacos antidepresivos. Los autores citan el trabajo de PETA con las compañías farmacéuticas para acabar con la prueba, en la que pequeños animales son colocados en vasos con agua donde se ven forzados a nadar para mantenerse con vida.

Tras revisar la evidencia y buscar la opinión de expertos, los autores llegaron de forma independiente a las mismas conclusiones que los científicos de PETA: la PNF no es un modelo de la depresión e incluso podría descartar nuevos fármacos eficaces para humanos. Las agencias reguladoras de los experimentos en animales del Reino Unido encargaron la realización del artículo, con lo cual es seguro decir que finalmente se ha reconocido la absurdidad de la prueba y los científicos ahora deben concebir alternativas más eficaces, éticas y relevantes para humanos.

Más de medio siglo de terror

Desde sus inicios en la década de 1950 y su desafortunado aumento de popularidad a fines de los 70, la PNF ha sido usada por experimentadores en intentos groseros para estudiar la depresión en humanos y encontrar nuevos fármacos antidepresivos. En la prueba, los experimentadores colocan a ratones, ratas, cobayos, hámsteres o jerbos en contenedores sin escapatoria llenos de agua. Los animales entran en pánico e intentan escapar tratando de trepar por los costados de los vasos o incluso sumergiéndose bajo el agua buscando una salida. Chapotean furiosamente, tratando desesperadamente de mantener la cabeza fuera del agua. Eventualmente, comenzarán a flotar.

Según los informes publicados, la prueba ha sido ampliamente usada: ha habido hasta 700 artículos publicados en el trascurso de un año que describen experimentos de PNF. En cada experimento pueden usarse decenas de cientos de pequeños animales.

Ciencia basura

Los experimentadores han afirmado que la PNF puede ser usada para medir la desesperanza y evaluar potenciales fármacos antidepresivos para humanos, pero los expertos están en desacuerdo.

La prueba no predice con precisión si un fármaco funcionará como antidepresivo para humanos. Arroja resultados positivos para compuestos que no se recetan como antidepresivos para los humanos, como la cafeína, y resultados negativos para ciertos compuestos que sí son recetados. Los compuestos antidepresivos que podrían funcionar en humanos podrían ser descartados por error, según la prueba, un punto señalado por los autores del nuevo artículo:

“Si se confía excesivamente en la PNF como resguardo del desarrollo clínico, entonces se desconocerá la existencia de AD [antidepresivos] potencialmente eficaces que estén inactivos en la prueba. En ausencia de datos convincentes sobre la base neurobiológica de la PNF y su traducibilidad a [humanos], esto sigue siendo una posibilidad”.

Tras ser contactados por científicos de PETA y nuestras filiales internacionales, la mayoría de los fabricantes importantes de fármacos, como Johnson & Johnson, Bayer, GlaxoSmithKline, AbbVie Inc., Roche, AstraZeneca, Novo Nordisk A/S, Boehringer Ingelheim, Pfizer y Bristol Myers Squibb, entre otros, ya han abandonado la PNF.

Previamente, PETA UK había escrito al Comité de los Animales en la Ciencia del país, con lo que se dio inicio a esta revisión acerca de la validez de la PNF y los dudosos motivos por los cuales los experimentadores están autorizados a usarla.

La prueba ha sido abandonada también por dos importantes universidades de investigación del Reino Unido, incluida King’s College London, lugar donde trabaja otro autor del artículo.

Los científicos que escribieron el nuevo artículo también reiteran el hecho ampliamente aceptado de que la PNF “ya no es considerada un modelo animal de depresión”.

Es claro que la prueba pronto pertenecerá al pasado.

Actúa hoy por los animales

A pesar de que una gran cantidad de compañías de la industria han dejado de lado la PNF, hay dos notables que se resisten a dejarla: Eli Lilly y Sanofi. Ínstalas a que se coloquen del lado correcto de la historia (una decisión que la mayoría de su competencia ya ha hecho) y dejen de hacer esta prueba cruel:

ELI LILLY: ¡DEJEN DE HACER LA CRUEL PRUEBA DE NADO FORZADO! DILE A SANOFI QUE ABANDONE YA LAS PRUEBAS DE CASI AHOGAMIENTO