Lección Básica Sobre Cómo Saludar a un Perro: Lo Más Importante a Hacer y a Evitar

Este es el tutorial que quizás no sabías que necesitabas: Lección básica sobre cómo saludar a un perro. Lo entendemos, los perros son los más geniales y puede ser tentador saludar a cada perro que ves con entusiasmo. Pero, ¿te gustaría que un extraño corriera hacia ti, empezara a acariciarte, te cargara, te chillara, te abrazara o te besara? Así como esas cosas probablemente te harían sentir incómodo, invadir el espacio personal de los perros también puede abrumarlos fácilmente. Podemos ayudar a todos los perros que conocemos a desarrollar confianza siguiendo estas prácticas idóneas para saludar a un perro desconocido.

Ya sea un perro que te encuentres en una caminata o el compañero canino recién adoptado de tu hermana, sigue estas recomendaciones sobre qué hacer y qué evitar para que todos se mantengan seguros.

Qué hacer

1. ¡Pregunta!

Primero lo primero: pregúntale al guardián del perro si está bien que te le acerques. Si no, está bien. Recuerda, cada perro es diferente, y a este podría no gustarle conocer a otras personas, no es algo personal.

2. Compórtate de una forma no amenazante/intimidante.

En lugar de acercarte de frente, lo que podría percibirse como agresivo, asume una postura no amenazante manteniéndote de lado o de espaldas al perro. Algunos perros son más propensos a acercarse si te arrodillas o te agachas.

3. Deja que el perro se te acerque.

Ponte de lado o de espaldas a Fido y deja que se te acerque. Se paciente. Puede que te huela, se acerque lentamente, venga directamente a ti, se mantenga donde está o retroceda. Siempre guíate por las señales de Fido. Si se distancia de ti, esa es su elección. Nunca le impongas tu afecto a un perro.

4. Procede con precaución al acariciar al perro.

Si tienes el consentimiento del guardián y Fluffy parece dispuesto, acarícialo suavemente en un lado de la cara o el cuerpo o en la espalda. Si en algún momento muestra algún signo de estrés o incomodidad (paralizarse, ponerse rígido, gruñir, lamerse los labios, alejarse, meter la cola entre las piernas, bostezar o evitar el contacto visual), retira tu mano lentamente y aléjate. Ningún saludo es más importante que la comodidad de un perro o tu propia seguridad.

Qué no hacer

1. No hagas contacto visual.

Mirar fijamente es percibido por la mayoría de los perros como conflictivo. Para evitar parecer intimidante sin querer, mantén la mirada alejada de los ojos del perro.

2. No te sitúes por encima del perro.

Colocarse muy arriba del nivel de su cabeza y además acariciar la parte superior de la cabeza del perro puede percibirse como intimidante y agresivo.

3. No cargues al perro.

Una vez más, se trata de espacio personal. Puedes tener buenas intenciones, pero cargar a un perro desconocido por cualquier motivo podría percibirse como una intrusión y ponerlo a la defensiva.

4. No seas ruidoso.

Es comprensible: ves a Fido o a Bella en el patio de una cafetería y tu corazón se derrite. Pero resistir la tentación de chillar y hablarles como a un bebé es imprescindible. Los perros son sensibles al ruido y puede abrumarlos, especialmente a los tímidos o asustadizos.

*****

Recuerda, algunos perros, especialmente aquellos que han sido adoptados recientemente, pueden no estar acostumbrados a interactuar o estar listos para conocer a alguien fuera de su círculo familiar o social inmediato. Al familiarizarse con el lenguaje corporal y la cultura de los perros y actuar en concordancia, puede ayudarlos a desarrollar confianza y, con suerte, a hacer algunos amigos caninos nuevos en el proceso.

Ayúdanos a divulgar la información:

Comparte en Facebook Comparte en Twitter

Y si eres quien acaba de adoptar un nuevo compañero canino, echa un vistazo a la guía de capacitación integral de PETA para aprender cómo satisfacer las necesidades del nuevo miembro de tu familia:

NO ES REALMENTE UN ENTRENAMIENTO DEL PERRO, ERES TÚ ENTRENANANDO (JUNTO CON TU PERRO)