Innovadora Demanda de PETA Alega que los NIH Financian Ilegalmente Experimentos de Sepsis en Animales

PETA se opone a los experimentos de sepsis inútiles y crueles en animales en una demanda histórica contra los Institutos Nacionales de Salud (NIH), el director de los NIH, Francis Collins, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. (HHS) y el secretario de HHS, Xavier Becerra. La demanda alega que financiar experimentos de sepsis en animales –a pesar de décadas de fracasos, dinero de contribuyentes despilfarrado y una enorme evidencia de que los animales son modelos deficientes para la investigación de la sepsis– viola la obligación legal de los organismos de reducir la cantidad de animales usados en experimentos, minimizar el sufrimiento de los animales y financiar la investigación en beneficio de la salud humana.

¿Qué es sepsis?

La sepsis es una enfermedad caracterizada por una respuesta extrema del cuerpo a la infección. Conduce a una de cada tres muertes en hospitales, matando a casi 270.000 estadounidenses en un año normal. A la luz de estas muertes relacionadas con la sepsis en EE.UU. y como enfermedad “representativa” y autoproclamada de la investigación médica, los NIH deberían priorizar la investigación relevante para el tratamiento de la sepsis en humanos.

Mientras que la sepsis se cobra vidas, los experimentos en animales malgastan tiempo y dinero valiosos

Antes de golpear a los NIH con la demanda, PETA le envió al organismo un informe científico y legal completo explicando por qué su financiación de experimentos de sepsis no solo es mala ciencia, sino también potencialmente ilegal.

Las pruebas de sepsis en animales han constantemente fracasado en encontrar tratamientos eficaces. Incluso Collins lamentó la “desgarradora pérdida de décadas de investigación y miles de millones de dólares” en el desarrollo de 150 fármacos que trataron exitosamente la sepsis en ratones, pero no en humanos. Los NIH han sabido, desde al menos 2013 (a partir de un novedoso estudio que tomó una década en completarse e involucró a decenas de investigadores de instituciones de todo el país) que la sepsis no afecta a los humanos como a los ratones. Collins respondió: “No sorprende que los fármacos diseñados para ratones fracasaran en humanos: ¡porque en realidad estaban tratando diferentes enfermedades!”. Además, al menos 15 publicaciones revisadas por pares durante los últimos 18 años han descripto cómo la sepsis en humanos difiere fundamentalmente de la sepsis en otros animales.

Los ratones sufren en raros experimentos de sepsis

El Congreso también ha instruido a los NIH que apoyen la investigación que no usa animales, que reduzcan la cantidad de animales usados y que disminuyan el dolor y la angustia causados ​​a los animales. En las pruebas de sepsis, los experimentadores inyectan toxinas o heces en los animales, los abren en cirugías invasivas, les hacen ingerir bacterias dañinas a la fuerza o les hacen inhalar una “lechada” bacteriana. Los animales padecen fiebre, escalofríos, diarrea, dificultad para respirar, letargo, desorientación, shock, falla orgánica múltiple y, eventualmente, la muerte.

Raton pequeña en manos de un experimentador en un laboratorio sepsis

Insta a los NIH a dejar de financiar experimentos crueles contra la sepsis en ratones y otros animales

Los NIH han derrochado miles de millones de dólares de contribuyentes en experimentos crueles que han fracasado reiteradamente. Lo hemos dicho innumerables veces, y lo diremos de nuevo: es hora de reemplazar los experimentos arcaicos en animales por investigaciones relevantes para humanos, como los experimentos in vitro usando células humanas, experimentos usando tejido humano donado, modelos de simulación computarizados y otros métodos semejantes libres de crueldad.

Defiende a los ratones y a los otros animales que son mutilados y asesinados en experimentos de sepsis. Insta a los NIH a dejar de financiar estas pruebas:

¡INSTA A LOS NIH A DEJAR DE FINANCIAR LOS EXPERIMENTOS DE SEPSIS EN ANIMALES!