PETA Te Lo Dijo y Ahora Hay más Pruebas: ¡Francis Collins se Debe Ir!

PETA ha estado diciéndolo por meses, y ahora uno de los periódicos líderes de la nación ha reportado una nueva e impactante información que confirma nuestra aseveración de que Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), debe ser inmediatamente retirado de su cargo.

The Washington Post ha revelado que Collins, y uno de sus lugartenientes, Anthony Fauci, han aprobado y financiado experimentos de ingeniería de patógenos –llamados “ganancia de función”– que podrían hacer aún más contagiosos o virulentos, a virus de por sí mortales. Y han estado haciendo esto sin la transparencia usual y con un comité de revisión científico debilitado.

Pareciera que esto se trata de la consolidación del poder y la autoridad de Collins. El comité de revisión científico, reporta el Post, ha sido reducido a una junta consultiva cuyo poder de veto ha sido retirado. En un experimento financiado por los NIH, un virus de gripe aviar fue básicamente convertido en un arma. Este virus ya mortal en el aire no ha sido transmitido fácilmente, pero la alteración genética lo hizo transmisible entre mamíferos. Los científicos que revisaron el trabajo dicen que, si fuera liberado, podría matar a 4 mil millones de personas con rapidez.

Los experimentadores luego quisieron publicar el estudio, que incluye una especie de guía “básica” sobre la ingeniería del virus. Algunos científicos temieron que la publicación del estudio pudiera enseñarles a personajes perversos a crear un virus que podría ser usado en una guerra biológica. Objetaron. Pero, según reportes del Post, Collins y Fauci –tras bambalinas– presionaron para que se publicara, autoproclamándose árbitros sobre lo que es seguro, eficaz e importante. El estudio fue publicado.

Cabe mencionar que estas alteraciones de virus mortales están sucediendo bajo la autoridad de los NIH, la misma agencia en la que en 2014, trabajadores hallaron 12 cajas de cartón abandonadas hacía tiempo y que contenían 300 viales de agentes infecciosos, así, simplemente dispersos en un cuarto. Algunos de estos viales contenían al virus que causa viruela. Los viales habían sido usados décadas –¡décadas!– atrás y debían ser destruidos.  

Estos son los mismos NIH en donde la negligencia, crueldad y repetidas violaciones a la ley federal suceden casi a diario. Como hemos señalado anteriormente, 75 casos de serias violaciones al bienestar animal han sido documentados en los laboratorios de los NIH en Maryland entre enero de 2018 y junio de 2021. Animales se sofocaron y murieron de hambre y deshidratación. Se les inyectaron los fármacos equivocados y se los sometieron a procedimientos no autorizados. Quedaron atrapados en piezas de equipamiento atrapados y murieron mientras luchaban desesperadamente por escapar. Un ratón se prendió fuego –sí, leíste bien– cuando los experimentadores no se dieron cuenta de que los vapores del alcohol se habían acumulado durante una cirugía que generaba calor.

Pero esta es la agencia en la que el público confía para financiar investigación sobre virus con la capacidad de erradicar a la mitad del planeta, y ¿dejaremos a Collins a cargo? La respuesta debería ser un firme no.

Ya sabíamos que Collins a menudo pone a la ciencia en segundo plano. Sabe muy bien que los experimentos en animales están fracasando en la creación de tratamientos para humanos. Pero aparentemente le preocupa más preservar su reputación entre los experimentadores de animales, mientras despilfarra el holgado presupuesto de $41 mil millones de la agencia en experimentos animales crueles e insensatos, a pesar de la abrumadora evidencia científica que demuestra que los estudios en animales fracasan tremendamente en el desarrollo de tratamientos y curas eficaces para enfermedades humanas. Pero el reporte del Post añade una siniestra capa más al reinado de Collins.

PETA ya ha demostrado que Collins no puede mantener siquiera su propia casa en orden. Lo que acabamos de aprender es que el director de la más alta autoridad investigativa de nuestro país no es un líder, sino un villano de historietas.

Toma acción aquí.