¡Progreso Para los Elefantes Cautivos! Los Zoológicos de AZA Abandonan los Bullhooks

¡Progreso para los elefantes cautivos!

La Asociación de Zoológicos y Acuarios (AZA) acaba de anunciar una nueva política para eliminar gradualmente el uso de bullhooks (bastones pesados con un gancho de metal afilado en un extremo) para entrenar o controlar a los elefantes en los zoológicos. Esta prohibición de bullhooks por AZA, por la que se ha esperado demasiado, pondrá fin al uso rutinario de estas armas para el 21 de junio de 2021, y terminará con todos sus usos el 1 de enero de 2023. En su política, la AZA declara que “los bullhooks no son aceptables como herramientas de manejo diario”. También dice que una “fuerte mayoría” de los zoológicos de AZA ya han dejado de usar bullhooks y apoya el deshacerse de ellos. Estamos absolutamente de acuerdo.

Los bullhooks son usados para golpear y pinchar a los elefantes. Durante el entrenamiento, los elefantes son golpeados, pinchados, punzados y hasta apaleados con esta arma afilada. Eventualmente, tan solo verlo provoca temor y obediencia total. Los bullhooks son frecuentemente usados por los manejadores de circo (como se ve en la foto a continuación), pero te sorprendería saber que los zoológicos también hace tiempo vienen usando estos crueles dispositivos para controlar a los elefantes.

La prohibición del bullhook ha estado en proceso durante muchos años. Hace casi una década, en agosto de 2010, la AZA anunció una política para terminar con lo que se conoce como manejo de “libre contacto” de los elefantes, en el que los manejadores trabajan directamente junto a los elefantes y están siempre armados con un bullhook, al igual que en el circo. En su lugar, los cuidadores debían estar separados de los animales por una barrera de protección, excepto en circunstancias limitadas. En esta forma de manejo, llamada “protegida” o de “contacto restringido”, los elefantes son entrenados con premios – no castigo – y pueden elegir si quieren participar o no en el entrenamiento. Esta política, que estaba caracterizada como una medida de seguridad para los trabajadores en vez de una iniciativa de bienestar animal, fue establecida gradualmente durante muchos años hasta que entró en vigor en 2017. Sin embargo, la política no llegó tan lejos como a eliminar el uso de los bullhooks completamente. Si bien muchos zoológicos no han usado estas armas durante años, algunos siguieron haciéndolo, incluso en los casos de contacto restringido.

Esta decisión marca un punto de inflexión para los elefantes cautivos y relega el uso de los bullhooks (que pueden causar temor y que ya son ilegales en muchos estados y ciudades) en los zoológicos, a los libros de historia. PETA ha hecho una larga y dura campaña contra el uso de estas armas crueles y espera ver que la AZA continúe haciendo cambios positivos para los elefantes, incluso oponiéndose a la importación de los que sacados de sus tierras y familias.

¿Quieres hacer más?

AYUDA A LOS ELEFANTES EN NEPAL

AYUDA A LOS ELEFANTES EN BOTSWANA

AYUDA AL BEBÉ ELEFANTE GLUAY HOM

PIDE A ESTAS COMPAÑÍAS QUE PAREN DE PROMOCIONAR LOS PASEOS EN ELEFANTE