Ratones de campo alimentados con alcohol y asesinados en experimentos estúpidos para estudiar por qué los hombres son infieles

Después de enterarse de los experimentos mortales que Oregon Health & Science University (OHSU) realiza en ratones de campo, supuestamente dirigidos para entender el impacto del consumo de alcohol en la fidelidad de los varones humanos, PETA está exigiendo que la universidad ponga fin a los experimentos en ratones de campo y que en el futuro rechace experimentos inútiles como éste.

¿Cómo es que se aprobó este experimento bizarro y estúpido?

Los experimentadores confinaron a 150 ratones de campo en cajas de plástico. Les asignaron arbitrariamente parejas durante una semana, luego los separaron y les dieron acceso libre a agua y alcohol, algunos bebieron el equivalente a 15 botellas de vino al día. Luego fueron sometidos a una serie de pruebas dirigidas a estudiar la “preferencia de pareja” y la agresión. Tras las pruebas, fueron asesinados y sus cerebros y los fetos de las que estaban embarazadas fueron diseccionados.

Los ratones de campo son mamíferos pequeños monógamos que cuidan a sus crías y protegen a sus parejas. Es ridículo que tengamos que decir esto, pero, crear una pareja artificial y analizarla durante una semana, no replica  las relaciones que mantienen los ratones de campo en la naturaleza y tampoco simula un modelo apropiado de una relación humana. Obviamente, los roedores borrachos no están sujetos a los factores sociales que propiciarían alguna decisión sobre fidelidad hecha por un humano. Estos experimentos no son más que el producto de una curiosidad estúpida, resultando en un importante número de vidas perdidas.

OHSU ha torturado animales antes, por ejemplo, ha quemado y suministrado sobredosis a monos.

El OHSU aloja al Oregon National Primate Research Center, el cual tiene un largo historial de maltrato a monos en experimentos crueles y dolorosos. Durante un exposé de PETA en las instalaciones, un testigo descubrió a monos viviendo aterrados de los trabajadores abusivos, y enloquecidos por las condiciones del laboratorio. Algunos estaban tan traumatizados que sus rectos salían de sus cuerpos.

Tan solo el año pasado, Jefferson Public Radio reveló que un mono murió desangrado en el centro, después de que los empleados retirasen un catéter de su vena y  no lo supervisaran eficazmente. Otro mono fue obligado a beber mucho alcohol, el equivalente a 17 bebidas en 30 minutos, en un experimento de adicción que lo dejó inconsciente y tuvo que ser resucitado.

En inspecciones recientes, realizadas por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, los agentes descubrieron que un mono fue herido y no fue atendido inmediatamente después de que lo inyectaran varias veces con un fármaco experimental. Otro mono murió durante un procedimiento a consecuencia de la negligencia del personal, y dos monos más se quemaron después de que los dejaran sobre almohadillas térmicas después de las cirugías. La lista de maltratos continúa.

Haz algo en contra de estos experimentos estúpidos, crueles e inútiles

A menudo, los comités destinados a evitar estudios inútiles y redundantes, aprueban experimentos en animales sin objeciones. Por eso es que es vital que actúes para salvar a los animales. Únete a PETA  para detener estos absurdos experimentos:

QUIERO SALVAR A LOS ANIMALES DE EXPERIMENTOS CRUELES Y SIN SENTIDO