10 Razones para No Comprar un Ave en Petco (Ni en Ningún Lugar)

¿Buscando aves en venta? Antes de siquiera pensar en comprar uno de estos sensibles y complejos animales en una tienda de «mascotas», criadero o cualquier otro lugar, revisa los siguientes 10 datos impactantes acerca de las aves «mascotas» para saber por qué nunca deberías comprarlas.

Naturaleza vs. tortura: por qué nunca deberías comprar aves en venta como «mascotas»

A diferencia de los perros y gatos con los que muchas personas comparten sus hogares y vidas, las aves son animales no domesticados («silvestres»), que no han evolucionado para vivir en espacios interiores con los humanos como compañeros. Parientes, con pocas generaciones de distancia, de las aves libres que viven y vuelan en sus hábitats naturales, las aves nacidas en la industria de las «mascotas» encuentran infinitamente frustrante el estar confinadas en una jaula estrecha, o incluso en un espacio interior más amplio, como una sala.

Enjaular a las aves o tenerlas como «mascotas» les niega la oportunidad de ejercitarse adecuadamente durante el vuelo, de usar sus grandes cerebros para exhibir destrezas cognitivas y sociales o comunicar sus sentimientos a otros miembros de su especie; sin embargo, todas estas cosas son vitales para su bienestar y supervivencia. El estrés constante del cautiverio y la claustrofobia pueden hacer que las aves vendidas como «mascotas» griten, piquen, caminen de un lado a otro, picoteen reiteradamente los barrotes de la jaula o se quiten sus propias plumas hasta que su piel está en carne viva y ensangrentada.

Diariamente, las aves de todas las especies expresan diferentes tipos de comportamiento físico y social, que resaltan sus habilidades fenomenales, sus magníficos sentidos y sus personalidades únicas. En la naturaleza, encaramadas en las copas de los árboles, nadando en el agua o remontándose muy por encima del suelo, estas habilidades y sentidos pueden ayudar a las aves a atraer una pareja, encontrar comida para sus bebés o llamar a otros miembros de su bandada que podrían estar a cientos de metros de distancia. En espacios interiores, las personas que han comprado aves para venderlas como «mascotas» a menudo encuentran rápidamente que los tipos de comportamiento naturales (y anti naturales) que exhiben las aves cautivas simplemente no son compatibles con la vida en un hogar humano.

Siempre que alguien compra loros, cacatúas, periquitos, cotorras, agapornis, ninfas, patos o cualquier otra especie de ave en venta como «mascotas», les niega a esos animales la capacidad de expresar muchas de sus necesidades instintivas más básicas. Incluso aquellos que siguen al pie de la letra las recomendaciones de los libros sobre el cuidado de las aves, nunca conocerán un ave «mascota» que esté completamente feliz, sana y plena.

Los 10 hechos que te presentamos a continuación muestran por qué nunca deberías comprar aves en tiendas de mascotas o comercios en línea.

 

1. Los grandes criaderos de loros crían a muchas de las aves que se venden en las tiendas de mascotas

En estas sucias instalaciones, los criadores mantienen a cientos de aves en hileras de jaulas estériles, privando a animales sociales e inteligentes de enriquecimiento ambiental o interacción social. Estas operaciones ruines no son distintas de otros criaderos, como los de cachorros, donde se producen animales tan rápido como es posible, por dinero.

No importa dónde compres aves, puedes estar seguro de que tu dinero probablemente esté volviendo a uno de estos criaderos, donde los polluelos y sus padres sufren y mueren.

2. Los criadores les roban las crías a sus cariñosos padres

Para obligar a las aves madres, que posiblemente aún estén afligidas y recuperándose, a volver a poner huevos más rápidamente, los criadores se llevan sus huevos y crías y las meten bajo luces cálidas artificiales. Allí, los recién nacidos se amontonan sobre toallas de papel en un recipiente plástico. Los humanos alimentan a las aves jóvenes a mano de forma antinatural, negándoles el calor y el cuidado de sus padres. Para reducir los costos aún más, los criaderos a menudo venden bebés como estos a las tiendas de mascotas, donde pueden ser alimentados por empleados sin experiencia o con poca preparación.

Petco vende aves que han sido «alimentadas a mano», lo cual significa que las personas las apartaron de sus padres a una edad temprana. Las tiendas de mascotas, los sitios web y los criadores comercializan engañosamente a las aves alimentadas a mano como más amigables y más capaces de vincularse con los humanos, debido al contacto obligado con ellos desde temprana edad, pero sacar a un polluelo de su nido siempre será inhumano. En la naturaleza, los loros bebés, por ejemplo, han evolucionado para permanecer con sus padres durante meses.

Muchas aves jóvenes vendidas en tiendas de mascotas mueren como consecuencia directa o indirecta de la alimentación manual, mientras que los sobrevivientes pasan a las salas de venta. Allí, los vendedores tratan de venderlos a clientes desinformados en un ambiente ruidoso, ajetreado, ajeno, extraño y estresante para los animales.

3. A las aves «mascotas» les cortan las alas con frecuencia, lo que les impide volar

En sus hábitats naturales, algunas aves, como las ninfas, pueden volar hasta 30 millas al día y alcanzar velocidades de hasta 30 mph. Cotorrillas de mejillas verdes han sido vistas a aproximadamente 9.000 pies en el aire, volando a través de las nubes sobre la cordillera andina.

Devastados por su incapacidad de volar como deberían hacerlo, las aves con alas cortadas vendidas como «mascotas», a menudo sufren gran estrés emocional. Algunas incluso exteriorizan su frustración y comienzan a exhibir problemas psicológicos o de comportamiento. Y el corte no solo tiene un costo mental en las aves, también puede causar problemas físicos.

Las aves que se tienen como «mascotas» deben estar fuera de sus jaulas todo el día, de tal manera que puedan caminar y explorar ambientes seguros, pero ten en cuenta que los loros se comerán o picarán gabinetes de madera, rodapiés, paneles de yeso (drywall) y otros objetos de la casa. Muchas personas que se apresuran a comprar un ave no están preparadas para esto, por lo que encierran a los animales en jaulas, donde gritan pidiendo atención y se lastiman a sí mismas.

4. Millones de aves en todo el mundo son robadas de sus hogares y contrabandeadas ilegalmente

Una vez que han sido arrancadas de sus nidos, parejas o bandadas, estas aves son comercializadas en el mercado negro y, en última instancia, vendidas a personas desprevenidas. Muchas personas que compran aves como mascotas no están preparadas para atender sus necesidades y no pueden darles ninguna asistencia significativa a los traumatizados animales. Algunas aves pueden pasar el resto de sus vidas en un estado de aflicción o angustia después de ser maltratadas y explotadas de esta manera por los humanos.

5. Al igual que los gatos, los perros y los humanos, las aves sienten amor, miedo, dolor y alegría

Nunca podrán llevar la vida plena y rica que merecen, cuando son enjauladas y mantenidas como «mascotas». Su objetivo en la vida es crear vínculos y encontrar pareja, y las aves libres volarán millas y millas en busca de esta compañía.

Las aves son inteligentes y requieren estimulación. En cautiverio, necesitan acertijos y enriquecimiento ambiental para imitar su comportamiento natural y mantenerse estimuladas cognitivamente. También requieren juguetes costosos que puedan picotear, lo que significa que los juguetes tienen una vida útil corta y que los guardianes de aves deben reemplazarlos con frecuencia.

6. La compañía significa todo para las aves

En la naturaleza, aves como los pinzones cebra, viven juntas en grandes grupos de 100 o más. Las cacatúas viven alrededor de 10 años en sus hábitats naturales, donde pasan sus días socializando, acicalándose y alimentándose en el suelo con sus grandes bandadas. Por lo general, los periquitos dorados viven en grupos de 10 a 30 y rara vez se alejan de los otros. Pero, confinadas en jaulas solitarias como «mascotas», estas y otras aves muy sociales a menudo viven en grupos demasiado pequeños o, a veces, completamente solas. Para ellas, esto no es vida en absoluto. Algunas tiendas como Petco incluso motivan a sus clientes a comprar solo un ave para que el animal se vincule con ellos en vez de con otra ave.

Separadas de otros individuos de su misma especie, las aves se vincularán profundamente con sus compañeros humanos y gritarán sin cesar cuando se separen. Hacer que un animal social pase la mayoría de su tiempo solo es como quitarle la mitad del corazón. Una vez vinculadas con un compañero humano, muchas aves abandonadas a solas en casa, se arrancarán sus propias plumas o destrozarán objetos por angustia y frustración.

7. Las guacamayas pueden vivir 80 años

Muchos consumidores compran loros en tiendas de mascotas o criaderos por capricho, cuando las aves aún son muy jóvenes. Pero, cuidado comprador: para vender tantas aves como sea posible, algunos minoristas retendrán información -deliberadamente- sobre los cuidados especializados a largo plazo que aves como estas, que pueden vivir por varias décadas, requieren para lograr tener algo parecido a una vida llevadera. Por ejemplo, al comprar un loro de «mascota», algunas personas ni siquiera se dan cuenta de que el ave bien podría vivir más que ellos.

© iStock.com/serchio

Cualquiera que compre una guacamaya en una tienda de mascotas, o a un criador, debe tener un plan multigeneracional para brindarle a ese animal un hogar seguro por la totalidad de su vida. Esto significa asegurar el compromiso de otro guardián (o guardianes) humano(s) para continuar cuidando del ave adecuadamente después de que su primer compañero humano haya muerto.

8. Las aves necesitan ir a veterinarios de aves que cobran caro por exámenes de sangre

¿Sabías que las aves necesitan frutas y vegetales frescos todos los días? ¿O que, en algunas especies de aves, la formación de huevos puede conducir a una disminución significativa del calcio que puede resultar fatal?

Cuidar a las aves de forma que se mantengan relativamente felices y saludables no es tarea fácil, y tienen muchas necesidades específicas según la especie. Por ejemplo, muchos propietarios no se dan cuenta de que algunas especies de aves deben pasar cierto tiempo en la oscuridad para evitar que produzcan o pongan huevos, y las hembras pueden enfermarse o incluso morir si los huevos se atascan dentro de sus cuerpos.

Encontrar un excelente veterinario que se especialice en atender aves en tu localidad puede ser difícil. Si no puedes encontrar un buen veterinario de aves cerca de ti, esa es otra razón importante por la que nunca deberías comprar aves.

9. La novedad puede desvanecerse rápidamente

Los criadores y minoristas comercializan algunas especies de aves promocionando su inteligencia y talentos, incluyendo la capacidad de hablar, pero a veces, si un ave no se comporta o «actúa» conforme a lo esperado por humanos impacientes o especistas, el animal es considerado un » estorbo».

Lo escandalosas que realmente pueden ser las aves podría no ser evidente para los compradores impulsivos. Debido a que algunas especies tienen voces específicamente adaptadas para atravesar las densas copas de los árboles de la selva a través de grandes distancias, los guardianes de aves pueden descubrir que necesitan usar audífonos en casa cuando el ave está despierta para ayudar a amortiguar los sonidos de sus vocalizaciones. Otros compradores de aves quizá no sepan que no pueden tener o usar utensilios de cocina antiadherentes porque los vapores matarían a las aves.

Las aves no deseadas padecen negligencia, abandono en refugios que ya están abarrotados o, en algunos casos, sobrellevan una libertad breve luego de ser liberadas. Allí, se enfrentan a una muerte casi segura debido a su incapacidad para encontrar comida o agua, arreglárselas en condiciones climáticas adversas, protegerse de enfermedades o escapar de los ataques de depredadores.

10. Las aves que se tienen como mascotas a menudo son desatendidas e incomprendidas

Como resultado de su depresión, soledad e infelicidad, casi constantes, muchas aves enjauladas mantenidas como “mascotas” pueden picar, gritar, arrancarse las plumas, automutilarse, comer muy poco, caminar de un lado a otro o mecer la cabeza. Nunca compres aves en venta como «mascotas» si no estás preparado para lidiar con los siguientes tipos de comportamiento:

  • Picar: esto suele ser un signo de estrés y miedo. Las aves frecuentemente picarán y embestirán para tratar de protegerse cuando tienen miedo, pero también picarán por diversión. Después de todo, tienen picos por una razón: romper semillas y nueces. También han evolucionado a través de generaciones para interactuar con otros animales que tienen picos, no con humanos suaves y carnosos. Un ave curiosa puede perforarle el labio o la nariz a una persona en un santiamén, pero no es agresión; para ellas, es un comportamiento natural impulsado por la curiosidad.
  • Gritar: un aumento repentino (o una disminución) de los gritos, chillidos u otras vocalizaciones puede indicar que un ave está estresada, infeliz, carente o enferma. Sin embargo, algunas aves, como las cacatúas, simplemente disfrutan gritando. Se divierten y disfrutan viendo lo ruidosas que pueden llegar a ser.
  • Sacarse plumas: esta es una manifestación externa común de estrés, angustia o frustración. Aunque este comportamiento preocupante es observado generalmente en especies más grandes, como los loros eclectus, las cacatúas y los loros grises africanos, también puede desarrollarse en especies más pequeñas, incluyendo los loros cuáqueros (periquitos monjes) y los agapornis. Algunas aves comenzarán a sacarse plumas como resultado de una causa o traumatismo específico, como ruidos fuertes provenientes de casas en remodelación o construcciones, y pueden continuar arrancándoselas mucho después de que ha terminado el evento estresante.
  • Automutilación: algunas aves profundamente estresadas o infelices irán más allá de quitarse las plumas para picarse la piel, llegando -en algunos casos- incluso a los músculos y huesos, lo que causa un traumatismo severo. Muchas aves comienzan a mutilarse luego de ser abandonadas y pasadas de casa en casa por dueños reacios a seguir cuidándolas. Tomarán el estrés y el dolor que experimentan por la soledad o el abandono y lo volverán contra ellas mismas.
  • Disminución del apetito: las aves deprimidas pueden comer menos y perder peso.
  • Otros: algunas especies, especialmente las cacatúas, manifiestan el estrés como tipos de comportamiento estereotípicos (repetitivos), como caminar de un lado a otro, golpetear con los pies y balancear la cabeza. Las aves suelen realizar estas acciones para estimularse a sí mismas porque están profundamente frustradas.

*****

Nunca compres aves en venta

Es poco probable que las tiendas de mascotas y los criadores de aves te brinden algo de la importante información que acabas de leer. Eso es porque, al final del día, solo quieren vender un «producto» y ganar algo de dinero rápido. Pero recuerda, no existe una «mascota para principiantes». En la industria de las mascotas, las aves son individuos con necesidades complejas y grandes personalidades. No son herramientas de aprendizaje para niños y nunca deberían darse como regalos. Ellas experimentan emociones profundas y nunca podrán estar completamente satisfechas pasando la vida atrapadas en una jaula o encerradas bajo un techo.

No financies su sufrimiento. Di no a las aves de “mascota” y nunca las compres.

¡Actúa por las aves vendidas como «mascotas»!

Insta a Petco a dejar de vender aves

Si estás seguro de que puedes brindar a las aves un cuidado diligente y amoroso durante toda su vida, asegúrate de hacer lo responsable y adoptarlas de un refugio o grupo de rescate. Nunca financies el cruel comercio de mascotas comprando animales.