Jugador uruguayo de fútbol debería perseguir goles en vez de animales

El jugador uruguayo de fútbol, Edinson Cavani podrá ser un goleador en el campo de juego, pero los defensores de los derechos de los animales le dieron una tarjeta roja cuando mató a un jabalí de un disparo y luego posó con el cadáver en selfis, incluyendo una en la que apoyaron el cadáver contra el helicóptero desde el que se le disparó al animal.

Sí, como lo oyes, Cavani y sus compañeros cometieron esta atrocidad desde un helicóptero. Después hizo la señal de la victoria y tuvo la osadía de llamar al jabalí “nuestro amigo”.

¿Desde cuándo asesinar a otro ser sintiente y pensante (un “amigo” nada menos) es una victoria?

Cazar no es más que un deporte sangriento, cruel y violento que destruye familias y devasta comunidades enteras de animales. Deja innumerables huérfanos pequeños, y muchos animales padecen muertes agonizantes prolongadas cuando son heridos pero no matados en el momento. Algunos cazadores emiten ruidos fuertes, como el de un helicóptero, que causa en los animales estrés y  miedo, comprometiendo gravemente sus hábitos normales de comida, haciendo que sea difícil para ellos almacenar grasa y energía vitales.

Los animales solo quieren que se los deje en paz para alimentarse, jugar, encontrar un compañero y criar a sus familias. Cavani debe guardar las armas y apuntar al fondo de la portería, mejor.

Comprométete a ser vegano