Insta a la Universidad de Texas A&M a Cerrar el Laboratorio de Perros

En la Universidad de Texas A&M, experimentadores crían golden retrievers para desarrollar distrofia muscular canina (DM). Esta enfermedad hace estragos en sus cuerpos, causándoles un desgaste muscular y debilidad progresivos.

Las imágenes de video muestran a perros horrorosamente delgados enjaulados, a veces solos, en celdas desoladas de metal en el laboratorio con dificultad para tragar gachas finas, la única comida que pueden comer, debido a la facilidad con que podrían ahogarse. Largos hilos de saliva caen de las bocas de aquellos cuyos músculos de las mandíbulas se han debilitado. Incluso tenían dificultad para mantener el equilibrio. Los perros con esta enfermedad también corren un fuerte riesgo de contraer neumonía porque pueden inhalar líquido con facilidad.

Para evaluar el grado de deterioro de los músculos de un perro, los experimentadores inventaron una técnica rudimentaria que podría pasar por tortura medieval: los estiran reiteradamente con una palanca motorizada para causarles desgarres musculares.

Los perros que no tenían la enfermedad, pero eran portadores del gen de DM, eran usados para reproducción. Privados de hogares amorosos, caminaban frenéticamente de un lado al otro a lo largo de los pisos de tablilla y mordían las rejas de sus pequeñas jaulas por frustración. Ni siquiera contaban con la comodidad de una manta donde acostarse.

Cuarenta años de experimentos en perros han fracasado en producir una cura o siquiera un tratamiento para revertir los síntomas de la DM en humanos.

Tras una campaña intensiva de PETA, Texas A&M cedió a la presión en 2019 y puso fin de forma permanente a su programa de crianza de perros del laboratorio de DM. El laboratorio parece tener poco financiamiento para sus experimentos, y varios perros han sido liberados para ser adoptados. Desafortunadamente, otros han muerto sin jamás haber conocido el amor y confort de un hogar (sigue leyendo más aquí).

Peter Nghiem, el experimentador en jefe del laboratorio, ha afirmado públicamente que los perros saludables son adoptados después de que acaba de usarlos. Esto es una mentira. Tres de estos perros siguen en jaulas de metal estériles en el laboratorio de Nghiem. Otros nueve fueron trasladados a otro laboratorio de Texas A&M, entre ellos Cannoli, quien en un momento había sido puesto en adopción. Pero fue traicionado por la escuela cuando lo trasladaron a otro laboratorio.

Es evidente que, en lugar de admitir la derrota, la escuela prefiere tener 19 perros confinados, aún después de que PETA ofreciera llevárselos a todos.

En vez de admitir la derrota, la escuela sigue albergando 19 perros en jaulas desoladas de metal, a pesar de que PETA ha ofrecido llevárselos a todos.

¡Tú puedes ayudar a detener esto!

Incluso si ya actuaste previamente para ayudar a estos perros, por favor hazlo de nuevo para instar a la nueva presidenta a cerrar el laboratorio, a liberar a todos los perros del laboratorio para su adopción por buenos hogares y a redirigir los recursos hacia métodos de investigación humanitarios.

Envía comentarios respetuosos a:
 

M. Katherine Banks, Ph.D.
Presidenta
Universidad de Texas A&M
[email protected]

ENVÍALE UN EMAIL A M. KATHERINE BANKS, PH.D.COMENTA RESPETUOSAMENTE EN FACEBOOKENVÍA UN TUIT A TEXAS A&MDEJA COMENTARIOS RESPETUOSOS EN INSTAGRAM

Puedes usar nuestra carta de muestra, pero recuerda que una carta con tus palabras siempre es más eficaz:

Por favor, liberen a los perros

Estimada Dra. Banks:

En este momento, 19 perros del laboratorio de distrofia muscular canina (DM) de la Universidad de Texas A&M (habiendo al menos 12 perfectamente sanos y adoptables) siguen estando en su campus, a pesar del retiro del experimentador principal y del hecho que el laboratorio parece tener escaso financiamiento para los experimentos.

En este laboratorio, los golden retrievers y otros perros son privados de todo lo que da sentido a sus vidas, ya que están todos los días atrapados en celdas desoladas de metal. Los perros afectados con DM canina han sido sometidos a pruebas dolorosas y aterradoras y su salud se ha debilitado continuamente, al punto en que es difícil para ellos incluso tragar su propia saliva. Imágenes en video muestran que los perros sanos caminan frenéticamente de un lado a otro y muerden las rejas de las jaulas por frustración.

Es encomiable que en 2019 Texas A&M haya tomado la compasiva decisión de dejar de criar perros para desarrollar DM. Por favor, siga haciendo lo correcto y use su autoridad como presidenta para ordenar la liberación de los perros sobrevivientes para que puedan ser adoptados y vivir los años que les quedan en hogares acogedores y amorosos.

Gracias por considerar este importante asunto.