¡De Último Momento! Acusaciones Federales de Presuntos Contrabandistas de Monos Tras Advertencias de PETA

PETA ha estado poniendo al descubierto al sombrío mundo de la importación de monos destinados a laboratorios, en el que el cumplimiento de la seguridad, las normas y las leyes, así como la compasión, lamentablemente son escasos.

Ahora, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DOJ, por sus siglas en inglés) y el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos han actuado.

Después de una investigación de cinco años, esas agencias acaban de anunciar la acusación de varias personas, incluidos funcionarios del gobierno de Camboya, presuntamente involucradas en una red de lavado y contrabando de monos que suministró a los laboratorios estadounidenses macacos de cola larga capturados en los bosques de Camboya y falsamente identificados como nacidos en cautiverio.

Una de las empresas que importa monos de Camboya es Inotiv, cuyas instalaciones de para la cría de beagles, Envigo, cerraron después de una serie de eventos tras una investigación encubierta de PETA. De hecho, Inotiv admitió en una presentación ante la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. que un conglomerado conocido como Vanny, con seis empleados acusados ​​por el Departamento de Justicia, es su principal proveedor de macacos de cola larga.

PETA se dio cuenta por primera vez de la posible participación de Inotiv en supuestas actividades ilegales en julio. En ese momento, enviamos una carta a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), la agencia con la autoridad para regular y detener la importación de primates; y solicitamos que, en reconocimiento del potencial de importación ilegal y los riesgos que esto conlleva, no solo por la conservación de los primates, sino también por las amenazas a la salud pública inherentes al tráfico de monos silvestres, suspenda de inmediato toda importación de primates para su uso en experimentos de laboratorio. La CDC no respondió a nuestras preocupaciones.

Y el mes pasado, luego de la importación de 1080 macacos de cola larga de Camboya a EE. UU. transportados por las aerolíneas Hainan y Maleth Aero, ninguna de las cuales parecía poseer un registro válido del Departamento de Agricultura de EE. UU. para transportar monos, PETA solicitó que el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU. investigue si estas aerolíneas y las empresas a las que suministran, incluida Inotiv, han violado la ley.

© iStock.com/ittipon2002
Esperamos que los acusados ​​sean procesados ​​con todo el peso de la ley y, de ser declarados culpables, se les impida volver a acercarse a un mono.

Durante la última década, al menos 100 000 macacos de cola larga fueron sacados de los bosques y áreas protegidas de Camboya o confinados en granjas de monos sucias y plagadas de enfermedades para venderlos y exportarlos a EE. UU. y otros países para usarlos en experimentos de laboratorio.

La explotación de estos monos ha sido tan catastrófica que recientemente, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza elevó el estado de conservación de los macacos de cola larga a “en peligro”. La supuesta etiqueta falsa de estos monos como “criados en cautiverio” es un crimen que parece ser facilitado por experimentadores estadounidenses codiciosos con animales que se niegan a admitir que sus estudios están matando monos, no ayudando a los humanos y diezmando las poblaciones silvestres.

Lo que puedes hacer

Tómate un minuto para unirte a los miles de seguidores de PETA que han instado a los CDC a acabar con la ruta de abducción de monos antes de que la industria de la experimentación con animales agote por completo el mundo de los monos.

¡ACTÚA AHORA!