VIDEO: Una Guacamaya GRITA Aterrorizada Tras Recibir un Disparo

El vídeo es realmente impactante. Muestra la extrema crueldad de una familia duranguense hacia una guacamaya verde, uno de los animales más protegidos de México.

Tras recibir un disparo de escopeta, la guacamaya, que se encontraba con su grupo familiar, cayó al suelo malherida en una de sus alas y, según informan, fue apresada inmediatamente por varios miembros de esta familia mientras gritaba desesperadamente de dolor y de terror.

Con la guacamaya en el suelo, la familia quería hacer aún más daño

Mientras el ave gritaba desesperadamente, y entre un alboroto desmesurado de los miembros de la familia que allí se encontraban, uno de ellos, al ver que el ave podía morir y creer que su intención de tenerla encerrada en una jaula para su entretenimiento se desvanecía, gritó al ejecutor del disparo:

“Dale a otra, dale a otra”

Totalmente despreciable.

Miembros del gobierno la rescataron y atendieron

Afortunadamente, la PROFEPA (Procuraduría Federal de Protección al Ambiente de México), tras analizar el vídeo subido a las redes sociales, según informan, por un miembro de esta familia, dio con el animal y finalmente pudo ser rescatada y atendida por los veterinarios del zoológico Sahuatoba en Durango capital.

El titular del zoológico municipal, Emilio Camacho Rocha, dijo que el ejemplar fue herido en su ala izquierda por una bala calibre 22 muy cerca del hueso.

“Al revisar al ejemplar clínicamente encontramos que tiene una perforación cerca de la articulación que forma el radio y el ala y es una perforación del músculo afortunadamente dentro de lo malo es que solo tocó músculo a un escaso centímetro o menos del hueso”, declaró.

Aún así, y en el mejor de los casos, a esta ave le quedan por delante unos meses de recuperación para poder volver a ser libre.

Que quede claro: las guacamayas no se cazan, no se capturan y no se venden.

Sus poblaciones se hayan visto drásticamente esquilmadas en los últimos años. TODO ello por el egoísmo del ser humano.

La tala indiscriminada, la caza ilegal, el robo de crías y el tráfico de animales han puesto a la guacamaya verde en una complicada situación.

El Gobernador de Durango debe intervenir para evitar actos como este  

La captura y el comercio de cualquier loro salvaje en México está prohibido desde 2008, pero aún así se siguen sucediendo este tipo de actos.

Ningún animal salvaje debe ser sacado de su hábitat a balazos. No podemos permitir que vuelvan a verse imágenes como estas. Es un acto de egoísmo a nivel máximo por parte de esta familia que, según informan, le disparó solo para tenerla como mascota y convertir así su vida en una vida de miseria, quitándole a su familia, desplazándola de su hábitat y robándole su libertad.

La ley ampara a esta especie y la justicia debe hacer caer todo el peso de la ley para todo aquel que la incumpla. La justicia mexicana debe crear un antecedente ejemplarizante contra este tipo de actos.

Pide al Gobernador de Durango que acabe con estas atrocidades Ayúdanos a reportar todo acto de crueldad animal