Mira los Insultos Especistas y sus Acertados Reemplazos que Causan Furor en Internet

Las palabras que usamos tienen el poder de crear un mundo más inclusivo o de perpetuar la opresión, por lo que PETA les pide a todos que piensen antes de hablar o escribir. Recursos respetados como Merriam-Webster, Dictionary.com, The American Heritage Dictionary, Collins English Dictionary, Oxford English Dictionary y WordReference.com están en una posición ideal para ayudar a acercarnos a un mundo más respetuoso y empático, posibilitando una visión más compasiva de otras especies. Es por eso que estamos instando a dichos recursos a eliminar definiciones negativas como cerdo de Merriam-Webster (“una persona sucia, glotona o repulsiva”), víbora (“una persona despreciable o traicionera”) y perro (“una persona inútil o despreciable”), señalando que dar crédito a descripciones tan inexactas fomenta el especismo, una actitud supremacista que desprecia, insulta y denigra a otros animales.

Cuando tuiteamos sobre la eliminación de los insultos especistas de nuestro vocabulario, el Internet estalló. Nuestro tuit sobre el rechazo al lenguaje supremacista para hacer justicia…

… rápidamente se convirtió en tendencia en Twitter, y no es de extrañar por qué: el antiespecismo está en su apogeo. Cada vez más personas comprenden que el hostigamiento y la violencia no se limitan a los humanos más de lo que se limitan a ciertas razas o a una identidad de género. La gente se está dando cuenta de cuánto importan las palabras y, aunque los diccionarios se encuentran en una posición ideal para combatir el especismo, todos podemos rechazar las descripciones erróneas de los animales y reflexionar sobre sus talentos, capacidad de comunicación, habilidades sociales y más. En su carta a Merriam-Webster, la presidenta de PETA, Ingrid Newkirk, señala lo siguiente:

La gente llama a los humanos con nombres de animales con la intención de herir, pero los cerdos, por ejemplo, son inteligentes, tienen vidas sociales complejas y muestran empatía con cerdos angustiados. Han rescatado a humanos que se estaban ahogando y alertado a sus guardianes sobre incendios. Las víboras son inteligentes, tienen relaciones familiares y prefieren relacionarse con sus parientes antes que con extraños. Si se las lleva a muchos kilómetros de distancia, pueden encontrar el camino de regreso a casa incluso si les lleva dos años. Los perros tienen personalidades tan variadas y distintas como las de los humanos que los cuidan. Se ha demostrado que un perro que vive en un hogar humano comprende, en promedio, unas 400 palabras del lenguaje humano simplemente por prestar mucha atención.

Lo mínimo que podemos hacer es asegurarnos de que nuestro lenguaje nunca normalice la violencia contra los animales. Decir “tan leal como un ganso”, “tan protector como una paloma”, “tan flexible como un pulpo” y “tan inteligente como un ratón”, sería adecuado y preciso. Usar “tan juguetón como un cerdo” es acertado; usar “cerdo” para describir a “una persona sucia, glotona o repulsiva”, no lo es (te estamos hablando a ti, Merriam-Webster).

El lenguaje debería progresar, del mismo modo que lo hace nuestra cultura en permanente desarrollo.

Esperamos que estos diccionarios tomen en serio nuestra solicitud de eliminar estas definiciones negativas, alentando así a las personas a reconocer que atribuir un carácter negativo a los animales que piensan y sienten, y que experimentan alegría, sufrimiento, amor y dolor, tal como lo hacen los humanos, es inaceptable. Pero no esperes a que otro haga lo correcto: mira cómo puedes unirte a PETA y a muchos otros para desmantelar hoy al especismo, y alienta a tus amigos y familiares a hacer lo mismo:

COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN EN FACEBOOK COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN EN TWITTER