Cómo los Trabajadores de Campo de PETA ‘Rompieron la Cadena’ Este Verano

La pandemia de COVID-19 y el calor que batió récords este verano crearon condiciones muy peligrosas para incontables animales en el sureste de Virginia y noreste de Carolina del Norte. Pero, como siempre, PETA ha estado allí ayudando a perros, gatos y otros individuos vulnerables cuyos gritos de auxilio podrían haber pasado desapercibidos.

Cada animal de compañía merece estar seguro y ser querido, pero muchos de los animales a los que PETA ayuda, experimentan el amor o la compasión por primera vez cuando conocen a nuestros trabajadores de campo. Descubre solo algunos momentos de bondad de julio, agosto y septiembre:

El programa de esterilización de PETA continuó ayudando a evitar el nacimiento de innumerables animales que habrían aumentado las crisis de superpoblación y animales sin hogar.

Cada día, un estimado de 70 millones de perros y gatos en Estados Unidos luchan por sobrevivir sin un hogar. Las clínicas móviles de esterilización de PETA trabajan para evitar que nazcan perros y gatos no deseados. Desde principios de julio, hemos esterilizado a más de 3.000 animales y transportado a 175, incluidos Coco, Bella, Elsa, Penny, Aces y Sunrize, quienes fueron transportados hacia y desde sus citas de esterilización sin ningún costo.

Uno de los animales que PETA ayudó fue a Coco, quien fue sometida a una cirugía que salvó su vida debido a una infección uterina grave y potencialmente mortal. «Mi perra se estaba muriendo. No tenía a nadie a quien acudir hasta que supe de PETA. Fueron una bendición de Dios. Me ayudaron. Me devolvieron a mi bebé. No puedo decirles cuánto los aprecio», escribió la guardiana de Coco en una dulce nota de agradecimiento a PETA.

Coco the dog

Posiblemente no te des cuenta, pero la guardiana de Coco está sonriendo detrás de su tapabocas después de que Coco regresó de la cirugía de esterilización que necesitaba urgentemente para salvar su vida. En una clínica veterinaria convencional, una cirugía para tratar la piómetra podría costar entre $1.200 y $1.500, pero la guardiana de Coco donó lo que pudo y PETA cubrió el resto.

Otros animales fueron tratados en nuestras clínicas por diversas condiciones médicas, de forma totalmente gratuita.

Bella the dog

Bella tenía una infección en la piel. Su guardián llamó a PETA pidiendo ayuda, sabiendo que iríamos a ayudarlos.

 

Elsa the dog

La familia de Elsa estaba muy agradecida con PETA por esterilizar a Elsa y tratar su dermatitis alérgica por pulgas.

 

Penny the dog

Penny

 

Aces the dog

Aces

 

Sunrize the cat

La guardiana de Sunrize, que es ciega y está en silla de ruedas, llamó a PETA pidiendo ayuda para que su amado gato pudiera ser castrado en una de nuestras clínicas móviles de esterilización. Transportamos a este dulce perrito hacia y desde su cita gratuita, los dos estaban felices de reencontrarse.

Establecimos vínculos duraderos con las comunidades, ayudando a los guardianes y animales que fueron afectados por desastres naturales y llevando mensajes de respeto hacia los animales a jóvenes de la localidad, a través de nuestro programa Barks & Books (Ladridos y Libros).

Little dog after tornado

Sacamos a este perrito de los escombros provocados por un tornado que demolió decenas de casas en agosto en el condado de Bertie, Carolina del Norte. Nuestros trabajadores de campo lo llevaron a un refugio local con la esperanza de reunirlo con su familia.

 

Child with book

A este chico le gustó mucho Miffy in the Tent.

 

Child with book

The Not-So Crazy Cow tiene una nueva gran admiradora.

Trasladamos a muchos animales vulnerables a los refugios de nuestros asociados en Norfolk y Virginia Beach para ser adoptados.

¿Recuerdas a Brownie, el perrito enmarañado al que el equipo de campo de PETA le cortó el pelo en abril? Bueno, después de años de intentar brindarle la oportunidad de un nuevo hogar, su dueño finalmente accedió a que nos lo lleváramos, ya que necesitaba atención para una lesión ocular grave y corte de pelo (nuevamente). Una vez que fue trasladado a la SPCA de Norfolk, le cortaron el pelo enmarañado, su lesión ocular fue tratada y fue adoptado rápidamente por una familia amorosa.

Brownie el perro

Brownie antes

 

Brownie after

Brownie después

 

Cupcake the dog before

Cupcake estaba atada a una casa para perros con una cadena pesada, sin nadie que la quisiera o jugara con ella. Estaba aislada, frustrada y sola y necesitaba nuestra ayuda.

 

Cupcake the dog and new family

Gracias a la SPCA de Norfolk, uno de nuestros refugios asociados, Cupcake está ahora con guardianas que estaban ansiosas por convertirla en un nuevo miembro de su familia.

 

Thor the dog

Por descuido y negligencia, Thor sufrió una terrible quemadura química y una fractura en una pierna. Tenía permitido deambular libremente sin supervisión en un estacionamiento de casas rodantes. Afortunadamente, PETA lo rescató.

 

Thor the dog after she was rescued

Inmediatamente trasladamos a Thor, que desde entonces llamaron Donnie, a la SPCA de Norfolk para recibir atención médica urgente y recuperarse en un hogar temporal.

Colocamos 11 animales con familias amorosas y trasladamos a más de 200 a otros refugios para su adopción.

Después de años de intentar que Mingo, una dulce mestiza de golden retriever, fuera entregada a PETA, finalmente pudimos rescatarla de la jaula pequeña y sucia en la que había pasado más de siete años y darla en adopción a uno de nuestros trabajadores de campo, quien se había enamorado de ella durante sus muchas visitas.

Oreo the cat

PETA trabajó con las autoridades locales para quitarle a Oreo a su dueño abusivo después de que una persona consciente llamó a nuestra línea directa de emergencia. Cuando lo llevamos a una clínica para que recibiera atención médica, parecía tener un trauma psicológico severo y un daño permanente en la oreja izquierda.

 

Oreo and her best friend

Uno de nuestros trabajadores de campo se encariñó tanto con Oreo mientras le brindaba hogar temporal que no pudo soportar separarse de él, así que ahora Oreo disfruta de un hogar seguro y amoroso.

 

Bonnie the dog

Bonnie estuvo confinada en una jaula sucia las 24 horas del día, los 7 días de la semana antes de que intervinieran los trabajadores de campo de PETA.

 

Ahora Bonnie vive dentro de una casa con su nueva familia adoptiva, cuyos miembros la adoran.

OTROS COMPAÑEROS PARA SER ADOPTADOS DE PETA

Ofrecimos ayuda crucial a familias que se esfuerzan por cuidar a sus compañeros animales, incluyendo alimentos, atención médica y refugio adecuado.

Adam and Tyson the dog

Gracias a los generosos donantes de PETA, Tyson recibió una casa para perros de PETA resistente y a medida hace unos meses. Adam, uno de nuestros trabajadores de campo, visitó al dulce perro este verano para arreglarla un poco.

 

Fiona

Fiona

 

Senior cat

Este anciano «gato de la calle» estaba emaciado, letárgico y padeciendo de úlceras en la boca y los ojos, que estaban infectados y cerrados por la inflamación. También dio positivo al SIDA y la leucemia felina. Nuestros trabajadores de campo aliviaron su dolor y sufrimiento.

*****

Si bien nuestro equipo de campo está disponible los siete días de la semana para brindar a los animales la ayuda que necesitan, recuerda que también tienes el poder de ayudar a los animales.

Cuatro cosas simples que puedes hacer para ayudar a los animales necesitados:

  1. Si ves un animal en condiciones de maltrato o descuido, infórmalo.
  2. Oponte a la cría de animales comprometiéndote a adoptar en vez de comprar.
  3. Ayúdanos a acabar con la superpoblación de animales esterilizando a tus animales.
  4. Involúcrate como voluntario en un refugio local de animales o solicita a los funcionarios del gobierno que aprueben leyes que prohíban amarrar y reproducir animales y venderlos en tiendas de mascotas.

Para obtener más información sobre el Proyecto de Animal Comunitario de PETA, mira el nuevo documental Breaking the Chain, que revela cómo nuestros trabajadores de campo ayudan a los animales todos los días.

DALE PLAY A 'BREAKING THE CHAIN'