Filmación Revela Sufrimiento de Cerdos en Instalación de Tyson Foods

«Solo cerdos muertos. Cerdos muertos en su instalación… Tienen cerdos ensangrentados… ¡moribundos!»

Estas son las inquietantes palabras de una persona que expuso la muerte y el sufrimiento en una estación de transferencia de Tyson Foods en las afueras de Osage, Iowa.

Después de que el preocupado hombre etiquetó a PETA en un tweet que contenía imágenes de video de cerdos muertos y sufriendo en el establo administrado por Tyson, enviamos una queja al Departamento del Sheriff del condado de Mitchell en Iowa.

Las imágenes de la cámara corporal de un oficial, quien respondió a una llamada del hombre en cuestión, muestran el mismo cobertizo con cerdos en mal estado. El oficial se enteró de que los cerdos muertos que se ven en el video habían sido llevados al cobertizo en tan mal estado que el operador de la instalación les disparó cuando llegaron. El operador del cobertizo dejó que otros cerdos sangrantes sufrieran, según se ve en las imágenes.

Estos cerdos fueron sacados de las granjas por estar lastimados y enfermos. En lugar de poner fin a su sufrimiento, los trabajadores los enviaron al cobertizo para que Tyson pudiera intentar sacar provecho de ellos, si sobrevivían lo suficiente para ser asesinados.

Los cerdos pueden establecer vínculos con los humanos, les gusta jugar e incluso disfrutan de un buen masaje. Han rescatado a humanos de ahogamientos e incendios. No se debería dejar a ningún animal, humano o de otro tipo, languidecer dolorido y en agonía.

El oficial habló con el conductor de un camión recolector de restos de animales que se preparaba para recoger los cadáveres. El recolector dijo que los trabajadores enviaron a los cerdos a las instalaciones de Tyson con las colas gravemente mordidas y ensangrentadas. El oficial dijo que, algunos cerdos, «parecían que ya no tenían cola… Está todo ensangrentado».

El recolector admitió que, uno de los cerdos que sufrían, y que fue señalado por el oficial, tenía heridas «graves» y «probablemente se le debería aplicar la eutanasia». En lugar de terminar con el sufrimiento de este animal, dijo el recolector, Tyson estaba tratando de vender el cerdo por «cinco dólares».

El recolector admite que este «tipo de porquerías le da mala fama a la industria porcina», pero luego dice: «Nunca lo cambiarás. Porque es dinero».

Tyson continúa negando que las condiciones para los cerdos sean espantosas, a pesar de las imágenes de la cámara corporal.

En agosto, PETA contactó a Tyson y le pidió que realizara una investigación interna sobre esta instalación. Tyson negó la «evidencia de abuso o mal manejo» que se muestra descaradamente en el video del hombre.

A la fecha, Tyson no ha reconocido lo que se muestra en las imágenes. Un representante dijo que la compañía «no comentará los detalles» mostrados. En lugar de cambiar las operaciones para evitar someter a los animales heridos a más tormentos, los «auditores» de Tyson solo hicieron «recomendaciones menores basadas principalmente en la documentación» en la instalación, y el representante de la compañía declaró que la instalación «pasó» varias auditorías. Este es el mismo lenguaje corporativo sin sentido con el que Tyson y otros en la industria responden cada vez que les informamos sobre problemas.

Le pedimos al fiscal del condado de Mitchell que presente acusaciones por descuido del ganado contra quien cargó el camión con cerdos lastimados y sufriendo. Queda muy claro que estos animales nunca deberían haber sido montados en un camión en primer lugar, y PETA quiere que las autoridades dejen en claro que la crueldad no será tolerada.

Estas víctimas de la industria de la carne son la razón por la que debemos luchar contra todas y cada una de las leyes mordaza agropecuarias (en inglés ag-gag)».

La ley mordaza aprobada por los legisladores de Iowa buscaba ocultarle al público las filmaciones dentro de las granjas industriales, y, gracias a un juicio de PETA, esta ley fue revocada el año pasado. Esta única instalación de Tyson inflige solo una pizca de la agonía que soportan los animales incluso antes de llegar al matadero.

Los animales languidecen horas y horas dentro de camiones fuertemente abarrotados que los llevan a los mataderos. Muchos mueren por golpes de calor en los meses más cálidos o congelados en invierno. Otros sufren fracturas debilitantes y lesiones internas cuando otros animales, temiendo por sus vidas, los pisotean cuando intentan escapar del infierno en el que se encuentran.

Los animales usados para comida, con todas sus emociones y personalidades, quieren vivir.

Millones de animales sufren de este modo todos los días. Todos podemos marcar la diferencia haciéndonos veganos.

La industria de la carne siempre antepondrá la ganancia a la compasión. ¡Pero todos podemos salvar fácilmente a 200 animales al año, simplemente no comiéndolos! Pide un kit vegano para principiantes gratuito a PETA. Regístrate para que te asignemos un mentor vegano gratuito. Tenemos todos los recursos necesarios para ayudar a la gente a dejar la carne, los huevos y los lácteos.