Te Queda Poco, Draize: Artículo de Científicos de PETA Desafía las Normas

Si te desconcierta que se sigan usando los mismos métodos de investigación poco fiables de hace décadas, no estás solo. Las pruebas en animales han sido siempre ejemplos de ciencia nociva, y un nuevo artículo académico publicado por científicos de PETA, la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (U.S. Environmental Protection Agency EPA) y otros expertos internacionales vuelve a demostrar que las pruebas que no usan animales vivos pueden promover el bienestar animal y la salud humana.

Los experimentos en conejos vivos causan sufrimiento.

Científicos de PETA y sus coautores examinaron la prueba de irritación ocular de Draize, desarrollada en 1944, en la cual experimentadores aplican sustancias químicas en los ojos de conejos vivos y generalmente dejan el área o áreas afectadas sin lavar durante 24 horas o más. En este experimento, los conejos pueden experimentar dolor significativo, hinchazón, hemorragia o visión borrosa, e incluso quedar ciegos del ojo afectado. Después los animales serán asesinados o nuevamente usados en estas mismas pruebas dolorosas.

Experimento Draize en un conejo con espalda depilada

Las pruebas en animales no es ciencia útil.

A pesar de las limitaciones científicas de la prueba de irritación ocular de Draize, la EPA recibe cada año datos de más de 200 de estas pruebas para pesticidas usados en EE.UU. La prueba ocular en conejos es notoriamente incapaz de producir resultados coherentes, a pesar de que la coherencia es un aspecto fundamental en cualquier prueba considerada buena. Además, te habrás dado cuenta de que existen diferencias significativas entre los conejos y los humanos. Por ejemplo, ¿sabías que los conejos tienen un tercer párpado?

El problema a resolver

A los científicos se les requiere que comparen los resultados de nuevos métodos sin animales con los datos incongruentes de las defectuosas pruebas en animales para confirmar la validez de los nuevos métodos. Esto significa que, si un nuevo y mejor método es desarrollado, será percibido como incorrecto, porque sus resultados no coinciden con la vieja prueba defectuosa en animales. Claramente, usar las defectuosas pruebas en animales como referencia en la comparación, entorpece la ciencia útil.

Científicos de PETA y otros expertos ofrecen una solución favorable para todos

Este artículo desafía al status quo: insta a la comunidad científica a reconsiderar cómo probamos la validez científica de los nuevos métodos, los cuales deberían evaluarse por su precisión en reflejar la biología humana, más que por su precisión en imitar las pruebas no fiables en animales usadas desde hace décadas.

En el artículo, los científicos de PETA y sus expertos colaboradores de organismos gubernamentales y laboratorios privados analizaron cuán relevantes son para los humanos la prueba con el conejo y las pruebas que no usan animales vivos. Encontraron que los métodos que no usan conejos vivos reflejaban igual –o mejor– la biología humana y que sus resultados eran más consistentes. Los autores concluyeron que los nuevos métodos deberían ser ahora aceptados para reemplazar la prueba con el conejo, lo que evitaría que aproximadamente 600 conejos sean usados en pruebas de pesticidas cada año en EE.UU.

Las conclusiones son claras: es hora de dejar de usar la prueba ocular en conejos y dejar de comparar nuevos métodos de prueba que son fiables y relevantes para los humanos con las defectuosas pruebas en animales. Los científicos de PETA ahora están trabajando para garantizar que los métodos más relevantes para los humanos que no usan conejos vivos puedan ser usados en EE.UU. y todo el mundo; y también puedes ayudar.

Cómo puedes ayudar a los conejos de los laboratorios

Ponte del lado de la ciencia y niégate a comprarle a compañías que prueban sus productos en animales:

CONSULTA LA BASE DE DATOS DE 'BELLEZA SIN CONEJITOS' DE PETA