Los Elefantes Viven un Infierno –y son Incluso Asesinados– Para Pasear Turistas

La única manera de obligar a los elefantes a pasear personas o hacer trucos es a través de la violencia y la dominación. Por eso no sorprende cuando los animales se defienden y contraatacan. Muchos humanos y otros animales han sido lesionados e incluso han sido matados debido a estas crueles atracciones turísticas. Echa un vistazo a algunos de los incidentes más recientes e impactantes, y conoce cómo puedes ayudar a frenar esta locura.

Estos son algunos de los incidentes más recientes e impactantes, descubre cómo puedes ayudar a parar esta locura:

Actualización: 14 de mayo de 2021

No solo los paseos deben terminar, sino que no se debe interactuar con los elefantes de ninguna manera.  Un buen ejemplo para no hacerlo: un turista en Tailandia murió mientras trataba de darle de comer a un elefante en una atracción de carretera que estaba aparentemente conectada con el hotel Jungle House en Pak Chong. El trágico incidente fue captado en cámara.

En esta trampa para turistas, los elefantes son explotados para que les den de comer y para otras interacciones, algo que PETA ya ha señalado varias veces como peligroso para humanos y elefantes. Aquellos usados en actividades de contacto directo han sido “entrenados” para complacer: son maltratados hasta que les quiebran el espíritu y están dispuestos a obedecer a sus entrenadores para evitar el dolor. Sin embargo, este incidente y la larga lista de otros mencionados a continuación, demuestran que los humanos que interactúan con estos animales grandes, poderosos y tercos, a menudo son lastimados o matados.

Además de evitar las interacciones con elefantes, puedes hacer más por los elefantes forzados a participar en interacciones para alimentarlos: alza la voz por Lou, Carol, y Patty.

Actualización: 24 de marzo de 2021

El lunes, los espectadores de un circo en Rusia entraron en pánico cuando dos elefantes, aparentemente angustiados, se lanzaron contra la multitud, creando caos entre personas del público y provocando una protesta subsecuente por parte de los activistas por los derechos de los animales, incluyendo a PETA.

Este video muestra a un elefante golpeando al otro y tumbándolo al piso, a lo que siguió un choque persistente y agresivo. “[L]a pandemia y la falta de socialización con los espectadores, por supuesto, han afectado a los animales”, trató de afirmar el personal del circo, pero nosotros entendemos mejor lo ocurrido. “La ciencia nos dice que las complejas necesidades de los animales nunca pueden satisfacerse en un ambiente de circo, así que no es de extrañar que se harten después de años de ser limitados y maltratados por entrenadores crueles”, dijo la directora de PETA Reino Unido, Elisa Allen, en respuesta al incidente.

Además, un testigo en otro circo ruso reportó haber escuchado constantemente el sonido de “bofetadas, golpes, gritos, gemidos y chillidos de animales adoloridos” mientras caminaban por el área del circo. La presidenta de PETA, Ingrid Newkirk, también ha compartido sus propias observaciones, incluyendo ver a animales en circos con quemaduras de cigarrillos y otros siendo golpeados con tubos de metal.

No necesitamos más incidentes trágicos que nos recuerden que obligar a los animales a actuar es explotador e inaceptable; lo hemos sabido todo el tiempo. Únete a PETA expresándote a favor de estos animales, que siempre han merecido que los dejen en paz:

ALZA LA VOZ POR LOS ELEFANTES Y OTROS ANIMALES MALTRATADOS EN LOS CIRCOS

Actualización: 02 de marzo de 2021

Una elefanta en un zoológico en España golpeó la cabeza de un trabajador contra los barrotes de su recinto y el hombre resultó muerto: otro trágico y evitable recordatorio de que los elefantes son animales peligrosos a los que hay que dejar en paz.

“Estamos hablando de animales imprevisibles”, admitió el jefe de turismo local, Javier López Marcano. “La fuerza del golpe fue tremenda, de tal magnitud que no era posible sobrevivir”.

Con sólo usar su trompa, los elefantes pueden golpear y matar a los humanos. Entonces, ¿por qué estaba el cuidador del zoológico en un recinto con una elefanta y su cría? Esta muerte es una importante advertencia para cualquiera que esté pensando en visitar un zoológico de carretera o cualquier operación explotadora que se promocione como de “rescate” o “santuario” de animales: Nunca montes, bañes, pintes, te hagas fotos o interactúes con elefantes o cualquier otro animal silvestre o exótico. Si una empresa utiliza bullhooks, cría animales u ofrece paseos o cualquier tipo de contacto cercano entre humanos y animales, seguramente no es un verdadero santuario. Obtén más información sobre cómo diferenciar los verdaderos santuarios de elefantes de expositores abusivos.

Actualización: 24 de septiembre de 2019

El mes pasado, circularon fotos en internet de una elefanta anciana y famélica llamada Tikiri que generaron indignación. Estaba tan raquítica que se podían ver sus huesos. Y ahora, según se informa, ha muerto tras décadas en cautiverio.

En agosto, se reveló que el dueño de Tikiri le colocó un disfraz para tapar su cuerpo raquítico y la obligó a participar en los desfiles de un festival en Sri Lanka, causando indignación pública. Fue sacada del festival y supuestamente tratada. El sufrimiento de Tikiri fue el resultado de la explotación y abuso al que son comúnmente sometidos los elefantes en las trampas para turistas y en templos.

Solo la muerte pudo liberarla.

Es muy tarde para Tikiri, pero no lo es para ayudar a otros elefantes como ella. Mira estas cuatro simples acciones que puedes realizar para ayudar a muchos elefantes cautivos:

  1. Nunca pasees en elefante, te bañes con ellos, los alimentes ni los toques.
  2. Hazles boicot a los circos que usan animales.
  3. No pongas “me gusta” en fotos de Instagram con gente paseando en elefantes.
  4. Defiende a estos impresionantes animales con la función de acción rápida de PETA Latino.

Última actualización: 14 de agosto de 2019

Las fotos compartidas en Facebook el martes 13 de agosto con una elefanta hambrienta de 70 años llamada Tikiri han causado una indignación masiva, generando una modesta mejora de su situación.

Supuestamente ocultaron el cuerpo de Tikiri bajo un colorido disfraz, como se ve arriba, para que la gente que observaba los desfiles en los que ella era obligada a caminar, no se percatara de su impactante imagen demacrada. Su dueño la sacó del Esala Perahera (festival de desfiles de 10 días de duración en la ciudad de Kandy, en Sri Lanka) tras las fuertes críticas, y cómo aparentemente estaba siendo tratada.

Si estás tan enojado como los cientos de personas que comentaron en internet sobre el tratamiento de Tikiri, solo hay que hacer una cosa: nunca apoyes lugares de espectáculos que obligan a los elefantes a pasear gente o hacer trucos.

Otro video publicado en Twitter a finales del mes de marzo, que muestra manejadores en Kerala, India, maltratando a un elefante cautivo, también causó indignación en internet y es fácil darse cuenta por qué. En la siguiente grabación, varios manejadores usan palos largos para golpear al elefante encadenado, quien queda tan exhausto y lastimado que colapsa. Los manejadores continúan la golpiza, pinchando las piernas del elefante aun cuando su cabeza cae al piso. Los golpes no cesan, incluso cuando el animal permanece inmóvil en el piso. Este es el tipo de crueldad que enfrentan los elefantes que son usados en las industrias del turismo. Estos animales son obligados a dar paseos o a realizar trucos porque son abusados física y psicológicamente. Pero, ayudarlos es fácil, nunca pasees en un elefante y nunca reserves una excursión que involucre animales en cautiverio.

Un mahout (manejador) fue gravemente herido el 23 de marzo pasado en un campo con elefantes cautivos en el distrito Idukki del estado de Kerala, en India. El dueño del campo supuestamente le dijo a la policía que el mahout había estado involucrado en un accidente en la calle, pero oficiales confirmaron que estaba herido tras ser atacado por un elefante. Luego del incidente, fue llevado de urgencia a un hospital cercano, según un informe. No se ha brindado información acerca del elefante. En enero de 2017, una persona fue pisoteada hasta morir por un elefante en cautiverio en el mismo campo.

El 3 de marzo, el manejador de elefantes, Arun Panikkar, murió después de golpear a un elefante cautivo y cayó debajo del animal mientras trataba de obligar al elefante a acostarse. Después de que Panikkar se resbalara y cayera, el elefante se sentó, supuestamente aplastando la cabeza del manejador. Un colega que estaba cerca obligó al animal a pararse (golpeándolo con un palo), pero cuando pudo jalar el cuerpo de Panikkar, ya era demasiado tarde. El trágico accidente fue captado en cámara.

(Advertencia: video gráfico)

El 19 de febrero, dos turistas italianos fueron arrojados de la espalda de un elefante en una atracción turística en Phang-Nga, Tailandia. Uno fue corneado por el colmillo del asustado elefante, el otro resultó con una pierna rota y supuestamente, dolor en el pecho. Según los reportes, el mahout del elefante también resultó herido y se le impusieron cargos por un acto de imprudencia que causó graves heridas. Este es otro trágico recordatorio de que los elefantes y otros animales no son nuestros para usarlos.

El 7 de febrero, Nichanat Manucham de 19 años, intentó tomarse una foto con Phan Thong, un elefante cautivo que estaba siendo usado en el desfile de una feria de Surin, Tailandia. El animal después envolvió su trompa en la pierna de la mujer. En el siguiente video, se puede ver al elefante (quien parece asustado e inquieto) corriendo a través de un mercado con la mujer aferrada a su trompa. Se puede ver a otra persona montada en la espalda del elefante durante todo el incidente. Según el Daily Mail, el clima era caluroso y había mucho ruido en la feria, lo que pudo contribuir al estrés del elefante. “Me encantan los elefantes y yo estaba parada cerca del desfile para tomar una foto”, dijo Manucham, supuestamente. Pero, como la larga lista de incidentes demuestra, los elefantes no deben ser nunca explotados para el entretenimiento humano o ninguna otra razón. Por favor, si amas a los elefantes, no apoyes industrias que abusan de ellos.

Un elefante cautivo fue obligado a participar en una fiesta de bienvenida el 8 de febrero en Kerala, India. Durante la función, la cual estaba repleta de gente, el elefante entró en pánico y comenzó a correr. Dos invitados de avanzada edad fueron pisoteados y murieron durante el caos que se produjo, y otros nueve fueron heridos. El elefante, Thechikottukavu Ramachandran, que por lo general es usado en ceremonias de templo, según se dice fue llevado a la función por el dueño de la casa, quien se cree que está asociado con un templo cercano. Ramachandran es muy conocido en India y supuestamente es el elefante más alto en Kerala. Él ha sido usado en varios festivales y ceremonias y fue presentado en el documental Gods in Shackles en 2016, el cual puso al descubierto el “lado oscuro” de la explotación de elefantes en Kerala. Supuestamente, este animal ha matado al menos a otras 10 personas desde 1988, incluyendo varios mahouts, sin embargo, el casi ciego elefante sigue siendo obligado a entretener.

Según informes, un elefante pisó a un mahout el domingo 13 de enero, (“lastimándolo gravemente”) en un campo con elefantes en India. El elefante llamado Karthik, de 9 años, nació en el Dubare Elephant Camp en Kushalnagar, donde ha pasado toda su vida en cautiverio. Según se dice, dos personas murieron el año pasado durante incidentes similares en los que estuvo involucrado, y el establecimiento continúa permitiéndoles a los turistas que bañen elefantes cautivos como él. Pero este incidente y la cantidad de tragedias mencionadas a continuación, comprueban que obligar animales a interactuar con la gente es peligroso, incluso mortal.

El mes anterior, un elefante macho llamado Hope, mató a un mahout en el Elephant Nature Park en Tailandia. El establecimiento trabaja para informar al público acerca de la difícil situación de los elefantes en cautiverio, y aunque no permite que la gente se pasee o bañe a los elefantes, sí permite que los turistas toquen, alimenten e interactúen con estos animales. Este incidente es un trágico recordatorio de que cuando se trata de elefantes, simplemente no existe manera segura de que los turistas los toquen, jueguen con ellos o se les acerquen.

Los elefantes no son nuestros para pasear en ellos, pero eso no impidió que una turista canadiense montara a Plai Benz, un elefante macho de 16 años, cautivo en un campo en Chalong, Phuket, en Tailandia, en noviembre de 2018. La mujer cayó al piso después de que el animal supuestamente sacudiera su cuerpo. Él entró en pánico y se dice que aventó la pierna de la mujer con su trompa y la “hizo pedazos”. Según informes, el mahout de Plai Benz estaba presente durante el incidente.

En julio de 2018, el manejador de un elefante fue pisoteado hasta la muerte por un elefante cautivo que estaba intentando arrear. El incidente ocurrió en Wild Horizons en las Cataratas Victoria en Zimbabue, un establecimiento que anunció a finales de 2017, que iba a tomar la decisión compasiva de terminar con los paseos en elefantes. Joram Ndlovu, de 40 años, y sus dos colegas arrearon a un grupo de elefantes a un lugar para que pastaran, y cuando los hombres trataron de regresar al grupo de elefantes a los establos para sus “actividades de interacción”, uno de los animales se les echó encima. Se dijo que los guardabosques de las Autoridades Administrativas de Parques y Vida Silvestre de Zimbabue, le aplicaron la eutanasia al elefante.

El mes pasado, una elefanta de 12 años en cautiverio llamada Masini pisoteó a su mahout hasta la muerte, según informes. El incidente sucedió en un templo en India “a la vista de los sorprendidos devotos”. El animal habría aplastado al manejador de 42 años de edad, atropellándolo y pisoteándolo. Según una persona, alguien tiró pelo de la cola de la elefanta durante una ceremonia de alabanza, cuando entró en pánico y atacó, lo que hizo que los testigos huyeran.

El 15 de abril en Tirunelveli, India, una mujer de 35 años se acercó para tocar a un elefante en cautiverio atado durante un festival del templo. Según información, el animal se desbocó y atacó a la mujer, pisándola hasta la muerte. Según consta, la policía está investigando al manejador del elefante, mientras “los veterinarios revisarán los parámetros de salud del elefante y conducirán una investigación con las autoridades del templo y personas presentes allí”. El incidente es el segundo en su tipo en un festival en el templo en esta región en menos de un mes.

El 3 de abril, un elefante arremetió contra su manejador hasta la muerte durante “un festival de nercha (ofrenda) anual” en Kerala, India, según información. El incidente habría ocurrido mientras el manejador y dos asistentes estaban adornando al animal con elementos ornamentales. Según el secretario general de Heritage Animal Task Force, V.K. Venkatachalam, “el elefante fue forzado a desfilar en varias iglesias, templos y mezquitas durante las últimas dos semanas sin descanso, para agregar atractivo a los festivales anuales.” Para empeorar las cosas, aparentemente esta es la segunda vez que este elefante ha matado a un mahout. “La primera vez fue en Athirappilly en 2011 durante la filmación de una película de Mani Ratnam”, según Venkatachalam.

Apenas unos días después, en un templo en Kerala, India, un elefante obligado a pasear a un sacerdote se desbocó durante un festival lleno de gente. En el video de abajo se puede ver al animal rodeado de una multitud de personas cantando antes de ser espantado y correr con el sacerdote montado sobre él. Según información, al menos 12 personas, incluyendo al sacerdote y al manejador del elefante, resultaron heridos.

A principio de año, un elefante en cautiverio se desbocó durante una ceremonia religiosa en un templo en Kerala, India, matando a un manejador. Según informes, cuatro personas, incluyendo el manejador, estaban montando al elefante cuando ocurrió el incidente. En la impresionante filmación (que se puede ver abajo), se ven a unos hombres golpeando al elefante con palos. Según se informó, varios testigos también fueron lastimados.

En febrero pasado, 15 personas (niños incluidos) fueron lastimados y derivados a hospitales locales luego de que un elefante “corrió fuera de control” en un templo en Kerala, India. Durante el frenesí, el animal parecía tratar de sacarse al manejador de encima sacudiéndose fuertemente. Otros templos en Kerala han inteligentemente dejado de usar elefantes durante rituales, usando modelos del animal.

En enero de 2018, una elefanta fue baleada de muerte en Zambia luego de pisotear y arremeter contra un manejador. Los testigos afirman que el elefante ahora fallecido, llamado Dojiwe, pisoteó al manejador de animales James Tshuma luego de que él y su gerente trataron de reprenderla por ir a un jardín en vez de a pastorear. Por supuesto que por solo defenderse, la elefanta pagó con su vida. Los guardabosques de Zimbabwe Parks and Wildlife Management Authority la mataron poco después del incidente. Además de cargar humanos en su espalda, fue obligada a realizar trucos sin sentido para turistas.

En diciembre de 2017, un guía turístico fue pisoteado hasta la muerte por un elefante en cautiverio en un campamento en Chonburi, Tailandia. El animal de 17 años de edad, Plai Uthen, fue, según consta, forzado a pasear a dos visitantes cuando otros turistas lo rodearon para tomarse fotos. Según el Daily Mail, uno le jaló la cola, agitándolo y haciendo que embistiera.

En diciembre de 2017, un guía de turistas fue pisoteado hasta morir por un elefante en cautiverio en un campamento en Chonburi, Tailandia. El animal de 17 años, Plai Uthen, supuestamente habría sido obligado a dar un paseo a dos visitantes mientras otros turistas le rodearon para tomarle fotos. Según el Daily Mail, alguien le jaló la cola, alterándolo y provocando que atacara.

A principios de mes, fueron publicadas imágenes horribles que mostraban a un bebé elefante siendo golpeado tan violentamente que una de sus piernas fue fracturada. El maltrato ocurrió mientras el elefante, utilizado para dar paseos a turistas, estaba atado a un árbol.

Según reportes hace poco que un turista alemán fue pisoteado hasta morir por un elefante en Tailandia mientras intentaba fotografiar al animal, que vivía en una “aldea de elefantes”. El animal había sido obligado a dar paseos en el momento del incidente.

En julio de 2017, un elefante, obligado a dar paseos en el parque nacional Victoria Falls en Zimbabue, fue asesinado a tiros por las autoridades después de aplastar a un manejador de la temporada. El enorme elefante toro, Mbanje, pastaba cuando Enock Kufandada intentó llevarlo a un corral. El animal, que había sido obligado a dar paseos temprano ese día, atacó al manejador y lo aplastó hasta matarlo. 

En junio de 2017, un grupo de turistas americanos que visitaban Jaipur, India, vieron a unos cuidadores golpear a un elefante durante un recorrido en el Fuerte Amber. Después de que dos elefantes intentaron escapar mientras los obligaban a dar paseos en temperaturas extremadamente altas, cerca de ocho hombres presuntamente golpearon a uno de ellos con palos durante casi 10 minutos. Profundamente consternados por lo que vieron, los turistas comenzaron a tomar fotos, que publicaron en las redes sociales, y escribieron a PETA India, quienes contactaron a las autoridades para pedirles que se levantaran cargos de crueldad en contra de los maltratadores.

En mayo de 2016, un elefante de Sumatra obligado a dar paseos en el zoológico de Java, Indonesia, explotó y atacó a una veterinario del zoológico que estaba tomando fotografías. Cuando la mujer trató de huir, la desesperada elefante supuestamente la levantó con la trompa, la tiró al suelo y la pisoteó. La mujer murió por las heridas.

En abril de 2016, una elefante llamada Sambo supuestamente fue obligada a llevar turistas al monumento religioso más grande del mundo, Angkor Wat, en Camboya. Las temperaturas superaban los 100 grados Fahrenheit, y no había siquiera una brisa. Muy agotada y acalorada, sucumbió ante las condiciones extremas y se cree que sufrió un ataque cardíaco. Murió después de colapsar al lado del camino.

Pocos meses antes, un turista escocés que vacacionaba en Tailandia murió y su hija de 16 años fue herida cuando un elefante que montaban desbocó. Tailandia es el promotor de campamentos de elefantes más grande del mundo, en donde el abusivo ritual phaajaan es utilizado para quebrantar los espíritus de los elefantes bebé y obligarlos a someterse ante los humanos.

Los elefantes en cautiverio han sufrido crueldad durante mucho tiempo, causándoles angustia mental y física. Las imágenes encubiertas de una investigación de PETA India del 2014, muestran el trato inhumano que sufren los elefantes obligados a dar paseos a turistas en Jaipur:

La fundadora de PETA, Ingrid Newkirk, se disfrazó de elefante y fue “golpeada” por un manejador en un lugar turístico popular en Jaipur, una imagen tan perturbadora que literalmente hacía que las personas voltearan la mirada:

Puedes unirte a ella y protestar en contra de los crueles paseos en elefante, no necesitas cadenas ni disfraces.

No te dejes engañar
Los elefantes son animales inteligentes y conscientes de sí mismos. Aquellos que permanecen en cautiverio, en atracciones turísticas, incluso en lugares llamados erróneamente; “orfanatos” o “refugios”, padecen un terrible maltrato físico y mental infligido para obligarlos a dar paseos. No es raro que tantos estallen y ataquen.

Cualquiera que compre un paseo en elefante en una feria o agende una excursión con animales en cautiverio es responsable de este despiadado ciclo de maltrato. Pero tú puedes hacer una diferencia. Haz clic en el botón para instar a las empresas a poner fin a esta violencia:

Ayuda a los elefantes explotados en la industria del turismo