Musher del Iditarod 2022 Enfrentaría Cargos por Crueldad Animal Tras Dejar Perros Sueltos que Mataron al Perro de una Mujer

Actualización: 12 de abril de 2022

PETA tiene una lista actualizada, aparentemente más larga que la estela de muertes del Iditarod, de las razones por las que la cruel carrera es peligrosa para los perros y otros, y por qué debe terminar. Aquí hay una que nunca imaginamos que sería necesario agregar: el 25 de marzo de 2022, el musher del Iditarod y personalidad de Life Below Zero, Jessie Holmes, supuestamente soltó a varios perros en el estacionamiento de un hotel en Wasilla, Alaska, cerca de un área residencial. No nos sorprende que un participante del Iditarod que obliga a los perros a participar en una carrera en la que han muerto más de 150 perros, tampoco haya salvaguardado a sus perros fuera de pista. Pero para la desprevenida guardiana del perro Lucky, la tragedia que se desarrolló fue un shock: Holmes “[estaba] en la cima de [una] colina observando” mientras los perros que soltó invadieron el patio delantero de una mujer y mataron a Lucky, su perro de compañía de 15 libras, según medios de prensa.

Liza Tulio McCafferty, la guardiana de Lucky, contó en Facebook el trágico incidente y las consecuencias: “No fue hasta que comencé a gritar pidiendo ayuda y le dije a [Holmes] que viniera a agarrar a sus perros, que bajó a buscar a sus perros”. Supuestamente, las imágenes de video han confirmado su versión del incidente. Según ella, una vez que Holmes finalmente pudo “controlar a sus perros”, colocó el cuerpo de Lucky en el porche delantero. “Lucky no respondía y sus intestinos estaban colgando. Su cuello fue arrancado y quedó ensangrentado por el ataque; estaba muerto”, dijo McCafferty en Facebook. Según informaron medios, las autoridades locales “emitirán múltiples citaciones, siendo la más grave por crueldad animal”, dijo. “Se espera que se emitan citaciones”, dijo la alcaldesa de Wasilla, Glenda Ledford, en un comunicado.

Supuestamente, las autoridades no han podido comunicarse con Holmes, quien desde entonces, aparentemente obligó a los perros a correr nuevamente en la carrera de trineos Kobuk 440, un accionar que aparentemente demuestra que él no entiende, o no le importa, que sus acciones como musher puedan tener consecuencias mortales.

“Esta tragedia era evitable”, dijo McCafferty. PETA está de acuerdo.

El sufrimiento animal es el nombre del juego para el Iditarod, y lo que los perros padecen fuera de la pista no es una excepción. PETA y personas preocupadas de todo el país están pidiendo que termine esta carrera podrida. Por Lucky, y por todos los perros que nunca deberían ser obligados a correr, únete a nosotros para actuar:

INSTA A ESTAS EMPRESAS A DEJAR DE APOYAR LA CRUELDAD DEL IDITAROD

Actualización: 29 de marzo de 2022

Solo un humano gana el Iditarod cada año, pero todos los perros forzados a correr pierden la oportunidad de tener una vida sana y feliz, libre de explotación. Es por eso que, a medida que más y más personas rechazan la idea de una carrera canina mortal, PETA tiene una oferta de trabajo para los perdedores de el Iditarod de este año: permítannos ayudarlos a pagar el costo del entrenamiento y el equipo para que se embarquen en una nueva carrera, como operadores de quitanieves, instructores de esquí o guardaparques.

Excavadora en la nieve

PETA ayudará a los mushers a despedirse de la Iditarod y hacer un trabajo por el que nadie los despreciará.

Actualización: 25 de marzo de 2022

Según reportes periodísticos impactantes, tres mushers que participaron en el Iditarod 2022 fueron sancionados por guarecer perros en el interior mientras un viento peligroso arreciaba afuera. Leíste bien: según las reglas oficiales del Iditarod, se desaconseja enérgicamente a los mushers que salven la vida de los perros y, en cambio, se los alienta a dejarlos sufrir o morir si quieren llegar a una posición alta y ganar más dinero en premios. La crueldad está deliberadamente integrada en la estructura del reglamento de esta carrera de la muerte, y las personas compasivas de todo el mundo deben pedir que este espectáculo peligroso y mortal acabe de una vez.

Más de 150 perros han muerto en el Iditarod desde que comenzó. Solo en el evento de este año, desaparecieron dos perros, un musher aparentemente tuvo que abandonar la carrera porque los perros que usaba estaban en malas condiciones, y casi 250 perros fueron sacados de la pista por agotamiento, enfermedades o lesiones. Incluso antes de que comenzara la carrera, algunos perros fueron atacados y uno murió durante el entrenamiento.

Actualización: 20 de marzo de 2022

El último equipo de perros exhaustos obligados a competir en el Iditarod 2022 cruzó la meta, marcando el final oficial del cruel evento de este año.

El musher Brent Sass terminó primero en la carrera de este año, pero no hay verdaderos ganadores en el Iditarod. Los perros obligados a correr en este evento enfrentan posibles enfermedades, lesiones e incluso la muerte, y la carrera de este año no fue la excepción. Este es un resumen de algunos de los peores incidentes que ocurrieron en el Iditarod 2022:

  • Las fotos de la línea de salida muestran perros encadenados en el frío helado y mushers arrastrando perros y metiéndolos en cajas diminutas.
  • Cerca de 250 perros fueron sacados de la pista por agotamiento, enfermedad, lesión u otras causas, lo que obligó a los restantes a esforzarse aún más para tirar de los trineos con los mushers a bordo.
  • El “ganador” del Iditarod, Brent Sass, cuyos perros han muerto en otras carreras y que encadena a sus perros a cajas de madera y barriles de plástico en el frío gélido, dejó atrás a tres perros que no podían seguir. También compartió un perturbador video durante la carrera de perros cubiertos de nieve y hielo bajo un viento feroz con, según describió, sus caras “totalmente atrincheradas en la nieve” y sus ojos “cerrados por congelación”. En una carrera anterior, exigió tanto a los perros que tuvo que pedir que los rescataran.

“Tengo 11 perros que están literalmente atrincherados en bancos de nieve. Sus caras están totalmente enterradas en la nieve. Estoy limpiando sus hocicos, porque la nieve y el hielo están… empezando a acumularse por todas partes. Sus ojos están congelados y cerrados”.

—Brent Sass, “ganador” del Iditarod 2022

  • El musher Hugh Neff supuestamente tuvo que abandonar la carrera después de que los perros a los que obligaba a correr, a quienes se los describió como “flacos” y que aparentemente sufrían de diarrea, fueron encontrados en tan malas condiciones que no podían continuar. A Neff se le prohibió participar en la carrera de 2019 después de que uno de sus perros muriera durante la Yukon Quest.
  • El tristemente célebre musher, Dallas Seavey (que ha hecho correr a perros que han dado positivo en test de opioides, opera una perrera acusada de matar perros que no calificaban para correr y es dueño de una propiedad donde un informante dijo haber encontrado cachorros moribundos) admitió que durante la primera mitad de la carrera, los perros a los que obligaba a correr sufrían de diarrea y que varios perros habían sido sacados de la pista por heridas.
  • Un perro llamado Jimbo fue abandonado por el musher Richie Diehl y posteriormente escapó del área de “perros abandonados” del Iditarod, en Anchorage. Estuvo extraviado más de un día.
  • Leon, un perro usado por el musher novato, Sébastien Dos Santos Borges, desapareció en el puesto de control Ruby durante el Iditarod y, aparentemente, todavía no lo han encontrado.
  • Antes incluso de que comenzara la carrera, cuatro perros resultaron gravemente heridos por un alce mientras la novata musher, Bridgett Watkins, los obligaba a entrenar, y el mes anterior, un equipo de perros dirigido por el musher Jaye Foucher fue atropellado por un camión y uno de ellos murió, hiriendo a otros y causando la desaparición de otro perro.

EL ENTRETENIMIENTO CRUEL Y ANTICUADO COMO EL IDITAROD TIENE SUS DÍAS CONTADOS.

Los cerca de 250 perros exhaustos, enfermos y heridos que este año fueron sacados de la pista, son nuevas razones por las que el Iditarod debe terminar. Únete a nosotros para pedir que esta carrera imprudente y cruel sea la última; insta a Liberty Media/GCI a romper lazos con la carrera de la muerte:

AYUDA A PETA A GARANTIZAR QUE NO HAYA IDITAROD 51

Sigue deslizando para ver la cobertura completa de los eventos descritos anteriormente y saber de qué otra manera puedes defender a los perros obligados a correr:

 

Actualización: 15 de marzo de 2022

Esta mañana, Brent Sass “ganó” el Iditarod 2022. Pero Sass, cuyos perros han muerto en otras carreras y que mantiene a sus perros encadenados a cajas de madera y barriles de plástico en el frío glacial, solo se ha ganado la corona de la crueldad, nada más. Este gran maltratador de perros dejó atrás a tres perros que ya no podían continuar, y los restantes tuvieron que esforzarse aún más para tirar del trineo. Para Sass, quien exigió a los perros más allá de sus límites en una carrera anterior de trineos tirados por perros y tuvo que pedir rescate, esto forma parte de la carrera.

Actualización: 14 de marzo de 2022

Llevamos más de siete días del Iditarod 2022 y más de 180 perros han sido sacados de la carrera. El sufrimiento de los perros sigue ocupando un lugar central. El viernes, el musher Hugh Neff tuvo que abandonar el evento después de que los perros que estaba obligando a correr, quienes fueron descriptos como “flacos” y aparentemente sufrían de diarrea, fueron encontrados en tan malas condiciones que no podían continuar, según Alaska Public Media. “Solo quería llegar a Nome”, dijo después. Neff es el mismo musher infame que fue expulsado del Iditarod 2019 después de que obligara a un perro a tirar de un trineo hasta que su cuerpo colapsó e inhaló su propio vómito durante el Yukon Quest, un evento igualmente cruel. El informe completo de la necropsia también mostró que el perro había muerto después de padecer más de seis horas de convulsiones.

También durante el fin de semana, Dallas Seavey, cuyo historial de trato cruel con los animales es tan largo como la pista del Iditarod, admitió que, durante la primera mitad de la carrera, los perros a los que obligaba a correr también sufrían de diarrea y que varios perros habían sido sacados de la carrera por heridas.

Según reportes de prensa, otro musher, Matthew Failor, disparó y mató a un alce que encontró en la pista, un asesinato que seguramente nunca habría ocurrido si no hubiera sido por el Iditarod.

Y una cuarta musher, Paige Drobny, aparentemente se quedó dormida mientras los perros seguían tirando del trineo con ella arriba en la carrera. “(…) Es difícil mantenerse despierto”, dijo.

“MIS PIES SE ENFRIARON UN POCO. NO FUE MUY DIVERTIDO”, DIJO DROBNY. PONTE EN EL LUGAR DE LOS PERROS.

Más recientemente, Millennium Hotels and Resorts y la compañía de software informático Nutanix abandonaron su apoyo a la carrera de la muerte después de ser contactadas por PETA. Estamos instando a Liberty Media/GCI a que también se aleje de este espectáculo de sufrimiento. ¿Te unes para pedírselo?

 

Actualización: 11 de marzo de 2022

Después de estar perdido más de un día, probablemente asustado y completamente solo, Jimbo (abajo) ha sido encontrado. PETA espera que el escape de Jimbo sea una llamada de atención para todos los mushers del Iditarod y los instamos a salir de la cruel industria antes de que sufran más perros.

Actualización: 11 de marzo de 2022

Según reportes periodísticos, un perro llamado Jimbo escapó del área de “perros abandonados” del Iditarod en Anchorage, Alaska, ayer por la mañana y ha estado desaparecido desde entonces. Jimbo, quien aparentemente sufría de tos, fue dejado por Richie Diehl, el mismo musher que admitió que abandonó el Iditarod 2020 porque cinco perros tenían tos y mostraban signos tempranos de neumonía.

JIMBO DEBIÓ ESTAR ACURRUCADO EN EL CÁLIDO SOFÁ DE UN CARIÑOSO GUARDIÁN, NO OBLIGADO A CORRER CIENTOS DE MILLAS A TRAVÉS DE VIENTOS PENETRANTES Y ABANDONADO COMO UN NEUMÁTICO PINCHADO CUANDO SE CONVIRTIÓ EN “INÚTIL“ PARA DIEHL.

Y esta no es la primera vez que un perro obligado a correr el Iditarod desaparece en Anchorage, según el Anchorage Daily News:

Uno de los perros del musher noruego, Lars Monsen, escapó antes del comienzo de la ceremonia en 2018 y fue encontrado horas después, y un perro que pertenecía a Lachlan Clarke fue asesinado por un automóvil después de perderse en 2015.

Jimbo es uno de los más de 100 perros que ya han sido sacados de la carrera de este año. Sin embargo, a pesar de que estos perros fueron retirados de la pista por agotamiento, enfermedad, lesión u otras causas, dejando a los perros restantes esforzándose aún más, algunos medios de prensa todavía intentan retratar a los mushers como los que están agobiados por las “MUY duras” condiciones de la pista y ser quienes están “agotados”. Un musher informó que obligó a los perros a tirar de su trineo para “correr a través de algunos de los magnates más infernales que había visto en su vida”. Otro admitió haber chocado contra árboles, y en un momento dado, darse cuenta de que su “perro guía” ya no estaba atado: el animal no estaba. El Iditarod de este año y todas las carreras anteriores han demostrado la misma verdad: maltratar a los perros, no la deportividad, es la clave para ganar.

El peligroso escape de Jimbo del área de “perros abandonados” del Iditarod es otra razón más por la que PETA hace un llamado a los patrocinadores restantes de la carrera para que se den cuenta de que la carrera tiene sus días contados y retiren su apoyo, como ya han hecho Millennium Hotels and Resorts, Nutanix y tantos otros. Y tú puedes ayudar:

  • Nunca pasees en trineos tirados por perros ni compres excursiones que incluyan visitas a perreras.
  • Recuérdales a tus familiares, amigos y seguidores en redes sociales que también actúen en favor de los intereses de los perros: comparte este blog en Facebook y Twitter.
  • Haz clic a continuación para unirte a PETA e instar a Liberty Media/GCI y otros a que dejen de patrocinar la crueldad hacia los perros.

Actualización: 8 de marzo de 2022

 

Más de 30 perros ya han sido retirados del Iditarod durante los primeros días de la carrera de este año. En noticias relacionadas, luego de ser contactada por PETA, la compañía de software Nutanix rápidamente confirmó que su nuevo patrocinio de la carrera de la muerte terminará. Hizo lo correcto al dejar de apoyar el cruel espectáculo, y estamos pidiendo a los patrocinadores restantes, que, como Nutanix, pueden no estar al tanto del sufrimiento y la muerte de los perros, para que se unan a ellos.

 

Actualización: 6 de marzo de 2022

El Iditarod 2022 –una carrera que trata a los perros como camiones de remolque o bicicletas viejas encadenadas en el frío helado– ya lleva un día y PETA sigue allí para garantizar que los perros que se desploman y mueren en la pista no sean olvidados. El domingo, nuestros seguidores se reunieron en el reinicio del Iditarod en Willow con logos gigantes que simulaban el 50.° aniversario de la carrera.

Mientras tanto, los anuncios de PETA, que yuxtaponen clips de compañeros caninos felices con imágenes de perros solitarios y temblorosos en las instalaciones de la perrera de los trineos tirados por perros de mushers del Iditarod, se transmiten decenas de veces en los canales de televisión locales hasta el 16 de marzo.

Súmate para garantizar que el Iditarod de este año sea el último.

 

Actualización: 5 de marzo de 2022

En el inicio de la ceremonia del Iditarod en el centro de Anchorage, los “porta féretros” de PETA llevaron un trineo tirado por perros lleno de “perros ensangrentados” de utilería en una procesión estilo funeral. Alertaron a los espectadores que más de 150 perros han muerto en el Iditarod hasta la fecha y que la causa más común de muerte es la neumonía por aspiración (causada por inhalar su propio vómito).

Se han matado muchos más perros fuera de temporada porque no eran lo suficientemente rápidos o no estaban en forma para ganar dinero para los mushers que los poseían. Haz clic para instar a Liberty Media/GCI a dejar de demorarse y cortar sus lazos con esta crueldad ahora.

 

Actualización: 3 de marzo de 2022

Mientras se cumplen 50 años de que el Iditarod obliga a los perros a correr hacia su muerte (más de 150 ya han muerto hasta ahora), los seguidores de PETA están en Anchorage protestando contra la compañía GCI de Liberty Media, uno de los pocos patrocinadores que le quedan a la carrera. Un “perro” de aspecto realista atado a una estaca mostró la forma en que los mushers “guardan” a los perros que viven, respiran y tienen sentimientos, como se reveló en el exposé de PETA de las instalaciones de la perrera de los mushers del Iditarod.

Los manifestantes le pidieron a GCI que se “desconectara del cruel Iditarod” como ya han hecho muchos expatrocinadores, como ExxonMobil (que solía contribuir con $250.000 al año) y Millennium Hotels and Resorts (el anfitrión de la carrera desde hace mucho tiempo), entre otros.

 

Actualización: 11 de febrero de 2022

El Iditarod de este año marcará el 50.° aniversario de la carrera…

Perros atados en la nieve carreras de iditarod

… pero no hay nada que celebrar sobre los 50 años de hacer correr perros hacia su muerte.

Desde el comienzo del Iditarod, más de 150 perros han muerto al verse obligados a correr alrededor de 1.000 millas (100 millas diarias) a través de vientos gélidos, tormentas de nieve cegadoras, temperaturas bajo cero y hielo traicionero. La causa principal de muerte de los perros en la pista es la neumonía por aspiración, causada por la inhalación de su propio vómito, y muchos más mueren de otras formas horrorosas como asfixia, ataques cardíacos, traumatismos por ser atropellados por un vehículo, congelación y exceso de líquido en los pulmones.

A aquellos que sobreviven no les va mucho mejor: hasta la mitad de los perros que comienzan la carrera ni siquiera la terminan debido al agotamiento extremo, enfermedades, lesiones y otras causas. Durante el Iditarod del año pasado, casi 200 perros fueron sacados de la pista, forzando a los restantes a esforzarse aún más intensamente.

Play

El sufrimiento de los perros no termina cuando termina la carrera. Fuera de temporada, tienen a los perros en condiciones grotescamente crueles, los cuales están sujetos a negligencia y maltrato. El exposé de PETA de las operaciones de trineos tirados por perros propiedad de los mushers del Iditarod reveló que los perros artríticos, lisiados y lesionados eran privados de atención veterinaria; los perros encadenados tenían los pies gastados, en carne viva y ensangrentados por correr frenéticamente en pequeños círculos alrededor de los barriles de plástico que eran su único “refugio” en el frío helado; y los perros eran arrastrados y lesionados, incluso asesinados, durante el entrenamiento.

ACTÚA AHORA

Los deportes evolucionan constantemente: a las mujeres no se les permitió competir en el maratón en los Juegos Olímpicos hasta 1984; los Juegos Olímpicos de Tokio acaban de incorporar deportes como el skate, el surf y el karate; y la parte de equitación del pentatlón está siendo reemplazada por ciclismo después de que un competidor fuera registrado en cámara azotando a un caballo.

Los tiempos están cambiando, y el Iditarod se está volviendo irrelevante al aferrarse a su tradición especista de maltratar a los animales para el entretenimiento.

PETA está en una carrera propia: la de acabar con el Iditarod

 

PETA ha mantenido la presión sobre el Iditarod a través de apasionadas manifestaciones.

En 2021, la salida ceremonial habitual del Iditarod se canceló debido al COVID-19, pero los simpatizantes de PETA incrementaron la presión con una protesta al comienzo de la carrera en Wasilla, Alaska.

 

Temprano en la mañana, cuando el primer musher cruzó la meta del Iditarod 2021, los activistas de PETA estaban allí con una bienvenida no muy cálida.

 

En 2019 y 2020, PETA cubrió los autobuses en el centro de Anchorage con anuncios que mostraban por qué la carrera mortal de perros es una desgracia que debe terminar.

 

Tras el lanzamiento de la investigación encubierta de PETA sobre las perreras de los mushers en 2019, se publicaron en Anchorage anuncios de Birch en los autobuses, un perro cuyo sufrimiento se reveló en el exposé.

 

En la actualidad, los espectadores no quieren apoyar industrias que maltratan a los animales, y se nota. Tras la presión de PETA de un gran número de simpatizantes, muchas compañías han cortado lazos con el Iditarod, entre ellas ExxonMobil, Coca-Cola, Jack Daniel’s, Chrysler, Wells Fargo y Alaska Airlines. Y no nos detendremos hasta que este evento cruel y mortal desaparezca.

Forzar a los perros a correr hacia la muerte no es un ‘deporte’, ¡ayuda a PETA a acabar con el Iditarod!

 

Las muertes de perros durante el Iditarod son tan rutinarias que las reglas oficiales consideran que muchas de ellas son un “riesgo inevitable”. Pero estas muertes se pueden prevenir, acabando con la carrera definitivamente.

Puedes conocer más sobre la labor de PETA contra el cruel Iditarod aquí. Puedes oponerte al evento comprando mercadería que parodia el Iditarod en la tienda de PETA y actuando a continuación:

ACTÚA AHORA