Puedes Ayudar a Prohibir las Sangrientas Corridas de Toros en Todo el Mundo: Toma Acción

Actualmente existen solo 8 países donde la tauromaquia aún está protegida por la ley a nivel constitucional:  México, Perú, Colombia, España, Portugal, Francia, Venezuela, y Ecuador.

Este amparo constitucional se debe a su catalogación como patrimonio “cultural”, un patrimonio donde los picadores, banderilleros y matadores son considerados héroes dentro del ruedo, y las orejas y el rabo del toro son los preciados trofeos.

Las personas mentalmente sanas, sin sed de sangre por matar animales desarmados y en desventaja, bajo la apariencia de un evento “cultural”, desprecian esta “cultura” sádica. Y es por ello que cada vez más países se están posicionando en contra de las corridas de toros alrededor del mundo, siendo estos 4 los más ruidosos en este momento:

México

El presidente López Obrador  afirmó el pasado 4 de septiembre que no descarta una consulta ciudadana para evaluar la prohibición de las corridas de toros en México y para ello hizo alusión a una reforma del artículo 35 de la Constitución para que la consulta sea vinculante.

“Tendría que hacer una especie de consulta para tener la opinión de todos; son temas polémicos”, dijo el presidente.

 En México, los congresos de 14 estados están evaluando la posibilidad de prohibir las corridas de toros y ya hay cuatro con prohibición total: Sonora, Guerrero, Coahuila y Quintana Roo.

El estado de Puebla es un caso especial. Allí, se acaba de aprobar una reforma a la Ley de Bienestar Animal por parte de los miembros que conforman la Comisión de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático, y esta no ha incluido la prohibición de corridas de toros, a pesar de que el 80% de la gente de Puebla no las apoya.

El gobernador Miguel Barbosa está actuando en contra de lo que su pueblo le pide y, además, quiere construir una nueva plaza de toros. El gobernador y el Congreso ya saben que PETA Latino no parará de ayudar a los toros hasta que cesen en su empeño de maltratar animales.

Perú

El pasado 25 de febrero, Perú estuvo cerca de conseguir la abolición de las corridas de toros en todo el país.

Sin embargo, el Tribunal Constitucional no estuvo a la altura de la opinión mayoritaria del país y de los argumentos esgrimidos por la presidenta del Tribunal, Marianella Ledesma, que en el pleno dijo, entre otras cosas:

“La tauromaquia es una amenaza a un mundo cambiante… Me preocupa hasta ahora seguir asumiendo que esto es cultural”, dijo con una banderilla en la mano.

“La cultura no estática, no es eterna. La cultura se va transformando… Si hiciéramos un referéndum nacional, sabríamos cuántas personas asumen que la crueldad animal es cultura”.

Aunque el Tribunal Constitucional finalmente falló a favor de mantener las corridas de toros con 4 votos a favor y 3 en contra, PETA Latino no va a parar hasta que las corridas de toros dejen de catalogarse como algo “cultural”:

España

España en los últimos 10 años ha sufrido cambios según las tendencias políticas del país.

Fue en el 2010 cuando el Parlamento de Cataluña aprobó la abolición de las corridas de toros en la región, convirtiendo a Cataluña en la segunda comunidad autónoma en prohibir las corridas de toros tras las Islas Canarias. Y dejamos de ver imágenes como estas:

Aitor Garmendia / TRASLOSMUROS

Sin embargo, la alegría no duró mucho. Seis años más tarde, el Tribunal Constitucional declaró ilegal esta prohibición, legalizando de nuevo las corridas, aunque no se haya celebrado ninguna en Cataluña desde la prohibición de 2010.

Esto se fraguó blindando las corridas de toros como patrimonio cultural. Entre la prohibición de las corridas en Catalunya en 2010 y la sentencia de 2016, de manera encadenada, se produjeron tres situaciones que fueron claves para su protección:

  • 2011: se produce el traspaso de competencias sobre la tauromaquia del Ministerio del Interior al de Cultura.
  • 2013: el Congreso aprueba una ley que declara la tauromaquia como Patrimonio Cultural de España.
  • 2015: se aprueba otra ley que obliga a la promoción y la salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial español.

Esta sucesión de normas hizo que el Tribunal Constitucional pudiera declarar que, al ser la tauromaquia un patrimonio “cultural” y estar esto blindado por la Constitución, será el Estado el competente para prohibirla. Al tener la categoría de Bien de Interés Cultural, los gobiernos regionales y los municipios perdieron todo poder para prohibirla.

Ahora, con el nuevo gobierno, el vicepresidente Pablo Iglesias dijo:

“Apostamos que las corridas de toros desaparezcan, y deseamos que el paso sea refrendado por la ciudadanía para que se sostenga al margen del gobernante de turno”.

Para ello, después de eliminar la categoría de Bien de Interés Cultural, deberá hacer efectiva su promesa y llevar a cabo un referéndum para prohibir las corridas de una vez por todas.

Mientras tanto, muchas ciudades siguen saliendo a la calle para que se acaben las corridas en todo el país:

Colombia

Una vez más, es el Tribunal Constitucional el que bloquea la abolición de las corridas de toros.

En marzo de 2019, el Tribunal se pronunció ratificando que las corridas de toros no pueden ser sancionadas como maltrato animal amparadas en una tradición “cultural”. Sin embargo, reconoce a estos animales como seres “sintientes” pero establece que será el juez local el que decida si este tipo de actividad es considerada o no maltrato. 

Actualmente, son las dos ciudades más grandes de Colombia, Medellín y Bogotá, las que están librando su batalla personal contra las corridas de toros, no destinando nada de dinero público para las mismas en sus ciudades.

En el caso de Bogotá, la alcaldesa Claudia López dijo, en una de sus primeras declaraciones, que:

“No habrá dineros públicos para las corridas de toros en Bogotá”.

También el pasado 30 de enero, la alcaldesa anunció la inauguración de “La Fiesta No Brava”, una estrategia para desincentivar las corridas de toros en Bogotá.

En Medellín, su nuevo alcalde, Daniel Quintero, el pasado 28 de enero de 2020 dijo:

“A través de un acuerdo de voluntades hemos garantizado que en Medellín terminen las corridas de toros al menos por estos cuatro años. Estoy seguro de que este, al menos, es el fin de las corridas de toros en la ciudad”.

Y hay más ciudades que se ha posicionado, como en Boyacá, donde su gobernador, Ramiro Barragán, dijo que:

“No apoyará ferias y fiestas donde tengan lugar corridas de toros o espectáculos que impliquen maltrato animal, no aportando ni un solo peso de los recursos públicos al patrocinio de estos espectáculos”.

La oposición a las corridas de toros es cada vez mayor, pero aún queda trabajo por hacer.

 Esto no es cultura, es tortura. Necesitamos tu apoyo para ayudar a poner fin a este abuso sádico.

PIDE A LA COMISIÓN DEL CONGRESO DE PUEBLA QUE DIGA NO A LAS CORRIDAS DE TOROS