Estos Turistas Aprendieron por las Malas: Nunca Pagues por Interactuar con Grandes Felinos

La única manera de forzar a los grandes felinos a actuar o a padecer las sesiones de fotos y otros contactos no deseados con el público es usando el castigo físico, entonces no sorprende que algunos se angustien tanto por las condiciones antinaturales que terminan atacando. Cientos de humanos y otros animales han sufrido lesiones e incluso han sido matados en zoológicos de carretera –crueles atracciones para turistas que a menudo se hacen pasar por “santuarios”, “rescatistas”, “refugios” o incluso “orfanatos” para cachorros de grandes felinos– tratando de lucrar con la fascinación de la gente por los grandes felinos. Mira algunos de los más recientes e impactantes incidentes y lo fácil (e importante) que es distinguir un verdadero santuario de grandes felinos de uno falso.

Agosto 2021

Un informe de inspección publicado en agosto confirmó que, después de que PETA alertara al Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) acerca de publicaciones en Instagram (abajo) mostrando peligrosas interacciones del público con cachorros de león en Zoological Wildlife Foundation (ZWF), propiedad de Mario Tabraue, de la infamia de Tiger King, la agencia vapuleó a la instalación con numerosas citaciones por no cumplir con los requisitos mínimos de la Ley federal de Bienestar Animal. Según el informe, un cachorro de león mordió a un visitante (ejemplo de un león siendo león que enseña por qué los animales nunca deberían ser utilizados como accesorios para fotos) y ZWF permitió el contacto del público con un joven león, lo cual, señala el informe, “pondría al público en riesgo de lesionarse”.

PETA avisó al USDA sobre esta foto y la de abajo, ambas subidas a Instagram en publicaciones eliminadas desde entonces. “Mi souvenir fue que uno de ellos me mordió”, escribió el cliente.

Esta no es la primera vez que un visitante de ZWF ha sido mordido por un animal ahí. A fines del año pasado, la Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de Florida (FWC) emitió una advertencia por escrito al zoológico de carretera después de que un niño fuera mordido por un chimpancé joven llamado Limbani. La FWC aconsejó a ZWF que dejara de permitir el contacto del público con el chimpancé de más de 40 libras de inmediato, pero la evidencia mostrada en las redes sociales indica que la instalación ha seguido permitiendo a gente del público tener contacto con él, incluso cuando se hizo más grande y más peligroso.

El informe recientemente publicado también cita a ZWF por no tener un programa de enriquecimiento para primates. El USDA citó anteriormente al zoológico de carretera en relación con su alojamiento de primates: confinó a dos macacos incompatibles juntos, y uno persiguió y mordió a una macaca, dejándola con heridas sangrantes.

“Apartar a los cachorros de león de sus madres y poner a los animales estresados ​​en el regazo de personas extrañas puede causar un desastre”, señaló en una declaración la directora asociada de Cumplimiento de la Ley Para Animales Cautivos de la Fundación PETA, Debbie Metzler. “PETA insta a las personas bondadosas a evitar cualquier lugar que use animales bebés como accesorios”.

En otro incidente, el 6 de agosto, un trabajador de limpieza y mantenimiento de Rancagua Safari Park, un zoológico de carretera de Chile, que se recorre en auto, murió mutilado por un tigre mientras limpiaba un recinto. Un policía local informó que el trabajador “no se dio cuenta de que la puerta de la jaula del animal estaba abierta y fue atacado de inmediato por ese tigre“. Según reportes de prensa, los visitantes son conducidos en camiones tipo jeep, y los grandes felinos pueden subirse y rodearlos, poniendo a todos los involucrados en peligro.

Mayo 2021

Según los informes, las autoridades de la provincia china de Henan balearon a dos tigres el 25 de mayo de 2021, después de que los grandes felinos mataran a un empleado de Danjiang Peacock Valley (la trampa para turistas donde los tigres estaban encerrados) y escaparan de un recinto. Al parecer, habían sido “prestados” por un circo de la ciudad aledaña de Suzhou, en la provincia de Anhui. (Descubra lo que observó un investigador de PETA Asia mientras visitaba 10 circos e instalaciones de adiestramiento de animales en Suzhou). Supuestamente, el empleado fue atacado mientras trataba de alimentar a los tigres. Según una declaración del departamento forestal local, las autoridades los mataron “[d]espués de varios intentos fallidos por atrapar a los dos tigres”.

Los disparos siguieron a un horroroso incidente similar que tuvo lugar unos días antes: el 23 de mayo, un empleado de 55 años de una operación de cría de tigres, también ubicada en Anhui, la misma provincia donde está el circo que prestó a los dos tigres ahora muertos, fue atacado por un tigre tras entrar en el recinto del gran felino. El empleado, que fue descrito en algunos informes como un criador de tigres “veterano”, aparentemente entró al recinto del animal para limpiarlo sin asegurarse primero de que la jaula provisional del felino (el espacio a donde los cuidadores trasladan a un animal peligroso para poder entrar en la jaula principal de forma segura) estaba cerrada. El empleado sufrió rasguños y mordeduras en la cara, el cuello y la espalda y, supuestamente, falleció después de ser llevado al hospital.

Ninguno de estos tigres o humanos debía morir; estos incidentes son solo una prueba más de que la explotación de tigres y otros grandes felinos es un negocio riesgoso y anti ético. Adviérteles a tus familiares, amigos y seguidores que se mantengan alejados de operaciones de pacotilla como estas…

COMPARTE EN FACEBOOK

… y sigue leyendo para descubrir cómo puedes hacer más para defender a los grandes felinos explotados.

Febrero 2021

En Barry R. Kirshner Wildlife Foundation en Oroville, California, un leopardo de 3 años llamado Royal atacó a una voluntaria y luego escapó de su recinto principal. Según la propietaria del zoológico de carretera, Roberta Kirshner, y su personal, la voluntaria había ingresado a la jaula en la que se encontraba el leopardo adulto (un depredador lo suficientemente fuerte como para cargar tres veces su propio peso en un árbol), el animal saltó sobre ella y la hirió, provocándole cinco heridas punzantes en el cuello. Luego el animal escapó, quedando dentro del área cercada fuera de su recinto antes de ser capturado, todo mientras habían visitantes presentes en la propiedad.

“Cualquier experto en grandes felinos sabe que enviar a un voluntario dentro de una jaula con un poderoso predador es un desastre asegurado”, dice la directora asociada de Cumplimiento de la Ley Para Animales Cautivos de PETA, Debbie Metzler. “El Barry R. Kirshner Wildlife Foundation no sabe lo que hace o no le importa, y PETA está pidiéndole al Departamento de Agricultura de EE.UU. que responsabilice a este falso santuario por colocar a voluntarios, visitantes y grandes felinos en serio riesgo”.

Como respuesta al incidente, PETA presentó una queja formal al Departamento de Agricultura de EE.UU. pidiéndole investigar al zoológico de carretera, cuyas violaciones previas a la Ley federal de Bienestar Animal incluyen permitirle al público el peligroso contacto con leones, tigres y un oso.

El Barry R. Kirshner Wildlife Foundation –famoso por sus violaciones crónicas del bienestar animal– es el “hogar” de Lucie, a quien vemos en la foto, y de varios otros leones. La dueña del zoológico de carretera, Roberta Kirshner, no ha proporcionado a los animales (incluyendo a Lucie, quien en 2015 fue encontrada cojeando fuertemente, incómoda y reacia a ponerse de pie) la atención veterinaria adecuada, en varias ocasiones.

Samson enjaulado en santuario falso Kirshner

Este es Samson, uno de los leones que están en el falso santuario conocido como Barry R. Kirshner Wildlife Foundation. Roberta Kirshner, la operadora de las instalaciones, ha sido vista golpeando a los animales bebés usados en las peligrosas interacciones de sesiones de fotos, incluyendo a Samson, quien, siendo un bebé, fue supuestamente golpeado con una escoba, padeciendo fractura de huesos.

Por favor, alza la voz para ayudar a marcar una diferencia por los animales atrapados en el Barry R. Kirshner Wildlife Foundation.

Enero 2021:

“Sabía que me tenía y que era el fin”. Eso es lo que Somer Stevens, de 18 años, pensaba mientras un tigre llamado Eeyore se aferró a su brazo con sus mandíbulas en el, irónicamente llamado, Tiger Haven (Refugio de Tigres) en el este de Tennessee el 25 de enero. Los momentos posteriores al incidente fueron captados en una filmación de una cámara corporal:

Mientras trataba de cambiar el agua de Eeyore, Stevens (empleada del zoológico de carretera en ese momento) presuntamente resbaló y cayó dentro del recinto del tigre y fue ahí cuando Eeyore se abalanzó sobre ella. “Casi se sentía como que mis músculos estaban desgarrándose por la mitad y juro que si me hubiera tirado una vez más, me hubiera arrancado el brazo”, dijo Stevens. Su prometido, Gage Gilmore (quien aparentemente también trabajaba en la falsa instalación de rescate), le metió un pedazo de bambú en la garganta a Eeyore, provocándole arcadas al gran felino, quien finalmente le soltó el brazo.

¿Te parece que esto es un “refugio”?

Alguien sin experiencia con grandes felinos no debería estar limpiando jaulas de tigres completamente solo, es más, ni Eeyore ni ninguno de los cerca de 265 grandes felinos que están aparentemente atrapados en Tiger Haven deberían estar allí.

Que estos lugares que usan palabras como “santuario” o “rescate” no te engañen. Descubre cómo distinguir un verdadero santuario de tigres de uno falso y diles a tus amigos y familiares que se alejen de los zoológicos de carretera.

Agosto de 2020

Su cuero cabelludo “le colgaba de la cabeza” y su oreja derecha estaba “cortada a la mitad”, es lo que recibió Dwight Turner, de 50 años de edad, después de pagar $150 por una “experiencia de contacto completo” con un leopardo en un zoológico de patio trasero en Davie, Florida, el 31 de agosto. Michael Poggi, quien se dice que afirma que opera un “santuario” de animales raros y amenazados, aparentemente dirige la explotadora operación.

De acuerdo con investigadores, el pago de $150 de Turner le permitió “jugar con [el leopardo], acariciarle la barriga [del gran felino] y tomar fotos”. Tan pronto como ingresó en el recinto del leopardo, el gran felino lo atacó. Se informa que Turner estuvo una semana en sala de urgencias, tuvo que someterse a varias cirugías y desarrolló una infección que requirió tratamiento adicional. La Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de Florida citó a Poggi por permitir el contacto directo con un animal extremadamente peligroso, y citó al operador del falso santuario por tener animales silvestres en cautiverio de manera insegura.

Diciembre de 2018

Humanos y animales seguirán perdiendo la vida mientras los zoológicos de carretera desacreditados sigan encerrando animales peligrosos para el entretenimiento. Ejemplo claro: en una instalación que se hacía llamar Centro de Conservadores en Burlington, Carolina del Norte, Alex Black de 22 años de edad (una becaria voluntaria) habría sido asesinada por un león llamado Matthai, mientras limpiaba un recinto, el 30 de diciembre de 2018.

El gran felino había conseguido escapar del área en la que había sido confinado e ingresó en el mismo espacio de la becaria previo a matarla. Los oficiales del alguacil aparentemente dispararon y asesinaron a Matthai para poder recuperar el cuerpo de la becaria.

Octubre de 2016

¿Qué dice un nombre? En el caso de Hills Wildlife Sanctuary, una gran mentira. El 1 de octubre de 2016, un tigre presuntamente llamado Boomer, que estaba en el zoológico de carretera de Spearfish, Dakota del Sur, escapó a través de una puerta abierta, y mordió varias veces al fundador de la instalación. Oficiales de seguridad local dispararon y mataron al animal.

Después del ataque, oficiales del Departamento de Agricultura de EE.UU. y del Departamento de Agricultura de Ohio trasladaron a 18 animales –10 grandes felinos, siete osos y un híbrido de lobo, entre otros– del falso santuario al acreditado Wild Animal Sanctuary en Keenesburg, Colorado, hogar de muchos tigres y osos rescatados por PETA.

Descubrir un santuario o rescatista falso es muy fácil

Los grandes felinos son animales inteligentes y conscientes de sí mismos. Aquellos que están en atracciones que buscan ganar dinero a costa de turistas –incluso en aquellas que engañosamente se llaman a sí mismas “santuarios” o “rescatistas”– padecen un abuso físico y psicológico desgarrador que es infligido para obligarlos a tolerar el contacto directo con el público. No resulta sorprendente que muchos lleguen a su punto de quiebre. Pero es fácil distinguir entre santuarios legítimos y estafas, por eso, antes de visitarlos, haz estas tres preguntas:

  1. ¿Esta instalación cría grandes felinos?
  2. ¿Permiten sesiones de fotos u otro tipo de interacción humana con grandes felinos en la instalación?
  3. ¿La instalación está acreditada por la Federación Global de Santuarios Animales?

Si la respuesta a alguna de las preguntas anteriores es “sí”, aléjate. Un verdadero santuario de grandes felinos nunca compraría, vendería, comerciaría, criaría, explotaría ni lucraría con ninguno de ellos. Los santuarios auténticos no obligan a estos animales, temerosos por naturaleza, a tener contacto no deseado con una gran cantidad de extraños. Da clic aquí para aprender más sobre cómo distinguir un santuario real de una estafa . . .

ENCUENTRA UN SANTUARIO REAL DONDE LOS GRANDES FELINOS NO SON MALTRATADOS

… y haz más para ayudar a los tigres que sufren en sesiones de fotos:

AYUDA A LOS TIGRES ATRAPADOS EN TRAMPAS PARA TURISTAS